Home / Colaboradores / José María Pulido / El Timming de la Tortuga y la Liebre

El Timming de la Tortuga y la Liebre

La única certeza es que tiene mucho que ganar y muy poco que perder, pero pareciera que cuenta con el timming preciso para aprovechar todo efecto mediático en su favor en busca de un crecimiento exponencial rumbo al proceso del 2015.

Es el Partido Movimiento Ciudadano con cinco diputados en el Congreso y menos de 10 presidencias municipales en su poder.

Del otro lado, la máquina se sigue mostrando oxidada, sus representantes pareciera que duermen el sueño de los justos y sin defender a representantes en los diferentes órganos de gobierno. Como si su objetivo fuera el 2018 y no el 2015… como si abandonara el terreno.

Es el Partido Revolucionario Institucional, con la gubernatura en su poder, una mayoría en el Congreso que perdió desde el primer día y también con la mayoría de presidencias municipales pero con un poder que no logra reflejar en los hechos.

Como resultado, vemos cómo tardan en arrancar los programas sociales desde el Gobierno, cómo los problemas de inseguridad exhiben y evidencian los desacuerdos entre el actual presidente y su antecesor en Zapopan (mención específica merece el primer cambio de fusibles en la Dirección de Seguridad pública de ese municipio).

Por cuidar una ficha, vemos cómo tiene que ceder en el reparto de consejeros del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana y los ejemplos se acumulan un día sí y otro también.

Desaprovechan casos evidentes como el de Puerto Vallarta y, a manera de resumen, desperdician todo lo desperdiciable.

Su presidente, Hugo Contreras, quien prometió un partido socialmente útil, desperdicia incluso las mesas de debate con sus pares de otros partidos políticos en medios de comunicación y en consecuencia no hay quien los defienda de los señalamientos que se quedan ahí, en el inconsciente colectivo, listos para en su momento ser aprovechados desde la oposición.

Con todo y que las comparaciones resulten odiosas, valga como ejemplo el tema del relevo en la presidencia del Instituto de Transparencia, donde el “líder moral” del Partido Movimiento Ciudadano aprovechó que la Universidad de Guadalajara y el ITESO quedaran fuera del proceso de avaluación para entrar al tema.

El presidente de Alianza Ciudadana, Enrique Alfaro, utilizó el Twitter como viene siendo ya una costumbre y retomó el discurso antiuniversitario (o más precisos antiUdeG) que le dio frutos en su última campaña.

Recurrió, como en su momento lo hicieran los panistas Emilio González Márquez y Herbert Taylor con el término de burocracia dorada, a los adjetivos de mafia y secuestro para mantenerse en la palestra.

Sabe que es una fórmula probada, como los panistas que lo apoyaban en su campaña a la gubernatura, sabe que eso da votos, que eso “vende”, posiciona, aunque después terminen por sentarse en la misma mesa.

Enrique Alfaro se sigue mostrando como el producto de compra única más rentable en el mercado actualmente.

Con una ventaja más: Enfrente, si usáramos la imagen colectiva que le dio vida a sus setenta años de gobierno, antes de que probáramos la alternancia, veríamos un dinosaurio torpe, ciego, sordo y mudo, con perdón de Shakira.

Camina en la lógica del dejar hacer y dejar pasar, una teoría económica que hace mucho pasó de moda.

 

josemapulido@hotmail.com

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …