El Tercer Informe

Por Alfredo DON OLIVERA

Y si así no lo hiciere, que la nación me lo demande

En un clima adverso y muy poco favorable a su gestión, el Ejecutivo de la nación, cumplió con su obligación constitucional de informar el estado que guarda la administración pública nacional. Lo menciono así, porque ni siquiera es necesario acudir a encuestas o medios de información, para poder percibir que al llegar Peña Nieto a la mitad de su administración, está viviendo el peor momento en cuanto a la aceptación relativa a su gestión presidencial. De hecho, según sondeo del Washington Pew publicado el día de hoy informa que apenas el 44% de los mexicanos aprueba su gobierno.

Y no es de a gratis esta caída, pues en medio del desencanto de un México que continúa estancado, las Reformas Estructurales, fundamento básico de su administración emprendidas, no solamente no logran convencer a la crítica, sino que además son objeto de fuertes rechazos por parte de los afectados, en tanto situaciones internacionales desfavorables están resquebrajando variables macroeconómicas que hasta ahora y después de casi 18 años, no se habían visto tan afectadas.

En este sentido lo más preocupante, es que cuando una figura pública tan importante como lo es la presidencial, se cae de la gracia popular, jamás ha logrado revertir esa caída. Y naturalmente que en condiciones de esta naturaleza, resulta más dificultoso el conserva la objetividad ante la revisión de tan importante informe.

Así que al margen de aguardar un poco las consideraciones relativas a este tercer informe hasta poder efectuar un análisis más sensato de la información, que además tendrá que ser más amplio, el día de hoy quisiera referirme más bien a las premisas bajo las cuales, el Licenciado Peña nieto fundamentó su informe.

La primera de ellas se fundamenta a la promesa central de sacar a México del estancamiento. mediante la aprobación de reformas llamadas estructurales que básicamente consisten en la modificación de las leyes constitucionales a efecto de abrir campos que antes estaban cerrados a la producción.

Entre estas reformas y por las reacciones que han ocasionado, las principales han sido la educativa, que en medio de preocupantes rechazos del sector magisterial, no parece tener contenidos de fondo para esperar buenos resultados, puesto que se concentra en un hostigamiento al profesorado, dejando al garete otras variables que no pueden ser ignoradas como los son las desigualdades socioeconómicas, la graves carencias en infraestructura, el abandono de los padres de familia respecto a sus obligaciones en materia de educación, pero sobre todo la principal causa del atraso; la corrupción de las autoridades educativas.

La energética, mediante la cual se espera una mayor competitividad e inversión, que genere empleos de calidad y bajas en las tarifas.

Según la percepción presidencial, ambas reformas ya están en marcha y los objetivos que les dieron origen están siendo alcanzados. Incluso nos aseguran que ya las tarifas están bajando, pero que aun no es suficiente.

En este sentido yo me pregunto si el amable radio escucha ha percibido alguna disminución significativa en los precios de estos servicios, porque al parecer lo que nuestros bolsillos advierten mas bien, es una constante pérdida del poder adquisitivo. Y lo anterior al margen de la inevitable elevación de precios y tarifas que se derivarán de la imparable devaluación de nuestra moneda.

Y si lo anterior no fuera suficiente, habrá que ver, qué maromas tendrá que efectuar el gobierno federal para contrarrestar el inevitable boquete fiscal que ya está ocasionando la reforma energética y a preocupante caída de los precios internacionales del petróleo. De hecho, y más allá de la afirmación presidencial de que el próximo año no habrá nuevos impuestos, es evidente que sectores sociales tan importantes como los son la salud y la educación se verán perjudicados en el próximo ejercicio presupuestal.

La segunda premisa radica en la advertencia, de que la corrupción y la desigualdad son factores que están frenando los aspectos transformadores de las reformas. Y aquí es donde se queda uno preocupantemente pensativo. Porque ¿después de escándalos tan graves como el de la “casa blanca”, que tan solo vino a agravar ante la opinión pública la desafortunada intervención de Virgilio Andrade, podrá haber algún liderazgo sólido en el gobierno federal, ya no pido para erradicar, sino al menos para combatir a la corrupción gubernamental?

Sin duda alguna que la corrupción es un obstáculo definitivo a cualquier proyecto presidencial, ¿pero mediante qué instrumento pretende ser erradicada? El problema difícilmente durante la actual gestión del Ejecutivo hallará alguna solución.

Y la pésima distribución de la riqueza. Problema fundamental de nuestro atraso. ¿Cómo va a ser combatida? Porque hay dos teorías económicas para enfrentar este problema. la primera, a la cual le apuesta nuestro gobierno, es la neoliberal, que consiste en facilitar la acumulación de riquezas en pocas manos para catapultar el crecimiento de la economía. Sin embargo, esta medida ya demostró amplia y comprobadamente entre 1828 y 1928 (cien años de Liberalismo Económico) su total fracaso. Fracaso que se ha reiterado en las tres décadas de Neoliberalismo como un comprobado artilugio de las profundas desigualdades.

La segunda en cambio, las teorías Keynesianas para la redistribución de la riqueza a través del Estado, que si bien no lograron el equilibrio económico que auguraban, si al menos generaron varias décadas de crecimiento sostenido. Sin embargo, para que nuestro gobierno optará por esta medida, que sin duda parece la más conducente, se requeriría de un mayor gasto social y de políticas orientadas al fortalecimiento del mercado interno y de los pequeños y medianos productores.

En cuanto a lo primero, con el boquete fiscal del que ya hablé, no veo cómo se podrían fortalecer los programas sociales. Y en cuanto a lo segundo, el gobierno federal parece estar absolutamente desinteresado al respecto.

Finalmente la tercer premisa radica en la seguridad, de que para cuando se vuelva a estabilizar la economía internacional México está destinado a ser una de las naciones más prósperas, de mayor bienestar para su gente y hasta motivo de inspiración para el mundo.

Y señor presidente, habrá que considerar que en 500 años de Historia, el Capitalismo se ha manifestado bajo procesos sucesivos de permanentes crisis. Solo las naciones de la élite capitalista han experimentado algunos pasajes de recuperación y crecimiento como lo fue Inglaterra durante la era victoriana, Estados Unidos tras las dos guerras mundiales y Europa en los inicios del mercado común europeo.

Pero México, está lejísimos de las posibilidades de esa élite. Ahora, gracias a Lázaro Cárdenas y a la aplicación del modelo Keynesiano, México alcanzó aproximadamente entre 1940 y 1970 un bonito periodo caracterizado por un crecimiento sostenido al 6% anual en la economía, con absoluta estabilidad de su moneda especialmente entre 1952 y 1974 y por un notable fortalecimiento institucional sobre todo en los sectores de la educación y la salud, al que el mundo llamó “El Milagro Mexicano”.

Durante este periodo, nuestro país se convirtió en la principal potencia latinoamericana y en la 14a economía mundial, pero señor presidente, esto periodo se logró instrumentando políticas públicas totalmente contrarias, a las que usted está implementando.

Aun más, sus reformas estructurales, precisamente destruyeron las bases estructurales en las que se basó Lázaro Cárdenas. Pero en fin. Habrá que efectuar un análisis más puntual de su tercer informe de gobierno.

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *