Home / Colaboradores / Mónica Ortiz / El Reposicionamiento Panista vía PMC

El Reposicionamiento Panista vía PMC

Dejémonos de discutir lo que debe ser un
hombre bueno y procuremos serlo

Marco Aurelio

Por Mónica ORTIZ

Dieciocho años le bastaron al Partido Acción Nacional en Jalisco para perder el estilo y caer en el exceso de poder. Para el pueblo fue suficiente, le mandaron decir vía voto y el ¡basta, ya! fue contundente.

Aunque los ideales, estatutos y misión del partido, así como sus fundamentos sean congruentes y sociales en lo general, sus personajes, líderes y políticos, conjugados con el hambre de poder, los mandaron a la banca a esperar que se recuperen, renueven o curen para estar en la jugada de representar una sociedad.

En la práctica, Acción Nacional sigue muy enfermo, sediento y fuera de la realidad. Para ellos la carrera por el 2015 ya empezó, saben que será difícil ganar en algún lugar y se van acomodando desde hoy, con la esperanza de no quedar fuera de la jugada.

Sin embargo, el mayor problema nunca ha sido Acción Nacional en conjunto como partido ni su militancia, sino sus políticos, los que hoy buscan y van preparando el terreno: mencionan alianzas, cambios de actitud, levantan banderas de honestidad, se cuelgan de los caídos para ir moldeando su papel y los caídos cambiarán de partido, van de puntitas y sin hacer ruido.

Políticamente para todo partido son movimientos necesarios para renovarse o morir, sus cabezas y sus actores políticos tienen que ver, cada quien, lo que esté en sus manos para posicionarse y si consideran viables las alianzas, les generan una posición, el cambio a otro partido podría mantenerlos en el poder y negar lo obvio.

El derecho lo tienen, la razón no la han conseguido. Será complicado que la sociedad olvide asuntos como las deudas del estado, los negocios y sociedades realizadas por panistas en tiempos de bonanza para generar riqueza, la doble moral que le aplicaron descaradamente a la sociedad que creyó en un cambio hace 18 años y que hoy sabe que el cambio fue para el sector empresarial y para las familias de los actores políticos.

Su gobierno generó un estatus de nuevos ricos a costa de cargos, negocios, licitaciones entre amigos y mucho poder adquirido pero hoy, como los enfermos, están en un proceso de negación del origen de su problema.

Es Enrique Alfaro Ramírez quien pasa en su lancha a recoger náufragos de la tormenta panista, se dice desde hace tiempo, pero siempre han estado detrás de él.

El apoyo para Enrique Alfaro cuando fue el candidato se origino desde que percibieron que la embarcación podría naufragar y no puede negarse a recibirlos porque existe la deuda como mínimo moral. Se buscarán las palabras, los discursos necesarios para que la inclusión de ciertos políticos pase desapercibida o justificada pero pase, al final la culpa la cargará sólo la militancia panista, no los grupos de poder que se perdieron en el mismo poder.

En política el mejor aliado en una guerra de intereses es el tiempo y la mala memoria de la sociedad, veremos si esto permite a quienes dejan el PAN en estado crítico volverse a colocar en una posición de poder. Analicemos si la incursión a Movimiento Ciudadano no termina destapando a su líder moral, dejando de nueva cuenta sin posibilidad a los hoy buenos actores que trae su partido, sobre todo en el Congreso del Estado, porque en el Gobierno de Tlajomulco no están haciendo bien la tarea actualmente.

Check Also

Tiempos Fatales Para la Transparencia

Por Mónica ORTIZ Dentro del ciclo de vida jurídica elemental de la Transparencia en el …

Más de la Misma Función

Los funcionarios son los empleados que el ciudadanpaga para ser la víctima de su insolente …

Caos Urbano

La recompensa de una buena acción es el haberla hechoSéneca Por Mónica ORTIZ Planes y …

Transparencia Fiscal, un Orgulloso Logro

Por Mónica ORTIZ De los logros en materia gubernamental, aquellos que debemos reconocer y destacar …

A Chaleco Para los Motociclistas

Por Mónica ORTIZ Está causando polémica social el uso del chaleco reflejante con el número …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *