Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / Producción de la Patada: ¿Qué le Pasa a las Chivas?

Producción de la Patada: ¿Qué le Pasa a las Chivas?

De cara a los clásicos Chivas-América y Chivas-Atlas, Alfredo Don, creador de “Producciones Rancho Azul”, lanza al mercado sus “Producciones de la Patada”, con una pregunta al aíre: “¿qué les pasa a las Chivas”, donde maneja conclusiones como aquella de que “es más fácil que Vicente Fox se capacite a que Angélica Fuentes, la nueva dueña del equipo, aprenda de futbol”. Y no anda muy errado.

Revisa que hay unas chivas antes de Marthita y otras chivas después de Marthita, por supuesto, la Sahagún, pero siguen sin llegar el mejor entrenador del mundo, el mejor estadio, las mejores guasanas y los mejores jugadores del mundo, aunque quizás quiso decir que las chivas serían las mejores del rumbo, no del mundo.

PRODUCCIONES

            “de la patada”

        El inframundo de la TV

                     Presenta

     ¿Qué les pasa a las Chivas?

Por Alfredo DON

La realidad es que tras aquella gloriosa época de 1957 a 1965, cuando en solo 9 años el Campeonísimo alcanzó la increíble hazaña de obtener 7 campeonatos de liga, los restantes 44 años, al margen de capitalizar 4 títulos más, la verdad es que han transcurrido más dentro de los desencantos que de las alegrías.

         Especialmente la década de los 70s resultó alarmante, el mismo fantasma del descenso se paseó ante las propias narices del excampeonísimo que finalmente gracias al Atlas, logró evadir aquel trance.  

         Diez años después, Marcelino García Paniagua, logró un breve rescate de las viejas glorias rojiblancas consolidando, tras un proceso que inició en 1983, aquel título de 1987, en buena parte por las inversiones que realizó en buenos futbolistas, Galindo, el Concho, Wendy, pero principalmente porque se contó con la inteligencia, el coraje y la pasión de un “garbanzo de a libra” uno de los mejores y mas capaces directores técnicos de la historia del futbol mexicano, Alberto Guerra.

         Posteriormente vino la sorpresiva renta del equipo a Salvador Martínez Garza de donde se derivó un nuevo campeonato con  “Tuca” Ferreti y tras el nuevo retorno a la tradicional ignominia, vino la asombrosa aparición de Jorge Vergara. Increíblemente, este señor, adquirió en abonos un club que ni siquiera estaba en venta…

         “Chivas se convertirá en el mejor equipo de México” “será la base de la selección nacional” “con los mejores jugadores del mundo” “con el mejor estadio del mundo” y “con el mejor entrenador del mundo” (bueno hasta la fecha algunos sostienen que Vergara nunca quiso decir “los mejores del mundo” Lo que quiso decir fue “los mejores del rumbo”)

         De inmediato quiso recurrir a la chequera para arreglar el asunto, pero para su suerte apareció Néstor De La Torre quien (posiblemente) le hizo ver que los grandes equipos no se construyen comprando jugadores caros (el América está ampliamente doctorado en esta clase de errores), sino invirtiendo en el trabajo de las fuerzas básicas.

         Ya Chivas contaba con toda una infraestructura al respecto y pronto los buenos resultados aparecieron. Baj el mando del controvertido Vergara, Chivas retornó de su intrascendencia para volver a convertirse en un equipo protagonista, pero no solo del futbol nacional, el fenómeno Chiva se irguió desafiante ante Sudamérica donde pronto comprendieron que la verdadera esencia del futbol mexicano, era las Chivas  y no la mercadotecnia televisiva del América. Chivas comenzó a convertirse en un auténtico reto para el futbol sudamericano.

         El ansiado título que Vergara planeó para cinco años, llegó (absurdamente, porque en el futbol así como en el deporte en general, solo los fanfarrones prometen victorias; porque cuando se es honesto, lo único que se puede prometer es la preparación, el esfuerzo y la convicción: La victoria es hija de muchas circunstancias, aunque tampoco desestimemos que por lo regular suele aparecer del lado de quien la trabaja; pero no siempre).

         El trabajo con fuerzas básicas combinado con algunas buenas contrataciones como lo fue el Bofo Bautista, comenzó a ofrecer la delicia de sus frutos. Inclusive habrá que mencionar que tal vez el momento más culminante de aquel proceso se vivió después de haber alcanzado el 11º título, cuando de la mano de Efraín Flores, las chivas, alcanzaron el súper liderato que prometía el 12º título, aunque por esas cosas del futbol, el Monterrey, cliente constante y habitual de las Chivas, en aquella ocasión les arrebató el sueño eliminándolos del torneo en cuartos de final.

         Pero de la mano del mismo Efraín, se intentaría la hazaña de alcanzar el 12º título, esta vez sobre bases más firmes; el equipo ahora sí, sería reforzado: Dos cartuchos quemados Jared y Ochoa, más Amaury y Galindo, fortalecerían la defensiva y el ataque de las Chivas. Jorge Vergara sentenció a su entrenador y a sus jugadores; “que esta vez, no habría pretextos; El 12º título y/o la copa sudamericana deberán ser nuestros (hágame usted favor, como si los campeonatos fueran consecuencias de los decretos de los magnates)

            Estupidez humana, es un pleonasmo. Solo los humanos somos estúpidos

                                               “Gorge Bernard Shaw”

            Solo las máquinas pueden ofrecer rendimientos constantes. Los seres humanos estamos inevitablemente sujetos a rendimientos marginales físico decrecientes(o lo que es lo mismo “todo lo que sube baja”)

            Las Chivas actualmente, al depender estrictamente de jugadores mexicanos (situación que a pesar de todo, no debe cambiar), enfrentan dos gravísimos problemas:

1. La incapacidad permanente e idiosincrática del delantero mexicano de no saber anotar. El mexicano falla 10 veces, para vida de poder anotar uno.

2. En la actualidad en México, no hay buenos defensas. De aquí que a  la defensiva de las Chivas, cualquiera la hace trizas y por lo pronto; esto solo tiene una solución; parar al equipo atrás.

            Esos entrenadores que prometen tener equipos espectaculares; siempre lo logran, pero en su propia portería…

 Y ahora sí; ¿qué les pasa a las Chivas?

          Pues señor Vergara, de entrada y por ley natural; todo lo que sube baja y después de tener un equipo a la alza, ahora se comienzan a presentar “vacas flacas”. Pero al margen de esta realidad natural, primero habrá que señalar que en el futbol, muy especialmente porque los jugadores no precisamente se caracterizan por su nivel cultural, hay que cuidar muy celosamente las relaciones humanas.

         Ya en Chivas el problema se venía anunciando desde aquellos monumentales berrinches del Bofo cada vez que lo sustituían por Santana. Santana es un magnífico jugador que venía rindiendo por debajo de su nivel normal porque de muchas maneras la presencia del Bofo le impedía tener la continuidad que el futbol necesita.

         Sí tenía la razón el Chepo De La Torre cuando pidió la salida del Bofo (con indisciplinas así, es imposible trabajar). En el siguiente torneo, trad de haberse coronado en Toluca,  Chivas fue eliminado por el América (que vergüenza), pero la causa no fue la salida del Bofo sino esa alarmante ineficiencia goleadora que caracteriza a Omar Bravo. Omar, para poder anotar un gol, primero necesita caer 10 veces en offside, además de fallar otras 10 ante el arco rival  (¿estoy equivocado?). Todavía en aquel juego cuando el América eliminó a las Chivas, y  cuando al “rebaño” le hubiera bastado con un 1-0 para avanzar a semifinales, Pineda logró al fin hacer el disparo que taladraría la meta americanista, pero fue el mismo Omar Bravo quien metió el pie y detuvo, absurdamente, el balón que viajaba hacia la red y que muy seguramente hubiera decretado el triunfo Chiva y la eliminación de los americanistas.

            Mira Omar, ya no te vamos a pedir que la metas, pero por favor, las que vayan para adentro, déjalas entrar

          A raiz de la salida del Bofo, Santana por su parte, mejoró muchísimo su nivel: Yo diría incluso que es un jugador mas rentable que el Bofo, porque aunque carece de la claridad (aunque inconsistente), del Bofo para plantear servicios de gol, en contra parte es un jugador más constante, de mayor sacrificio y que además suele tener el gol… cuando se necesita.

          Cuando posteriormente contrataron a Carlos Ochoa y a Jared, Santana, molesto, pidió salir: Es una lástima que nadie lo hubiese convencido de quedarse. Muy rápido Santana, con su mejor calidad, habría desplazado del puesto a Ochoa. Pero para efectos reales, si la salida del Bofo fue bien substituida por Santana, la salida de Santana, no ha podido ser substituida aun.

             Una cosa fue Vicente Fox antes de Marthita y otro fue, después de Marthita

            Hay un Jorge Vergara antes de Angélica y hay otro Jorge Vergara, muy distinto, después de Angélica.

            ¡Que Angélica sabe de futbol!!! ¡Por favor! Esa idea, solo a Angélica se le pudo haber ocurrido.

             Es más fácil que Vicente Fox se capacite a que Angélica tenga idea de lo que es el futbol…

          Señor Jorge Vergara, por mucho que usted critique a Néstor por los refuerzos que le recomendó, la verdad es que se trató de una recomendación lógica. En Chivas todo apuntaba a la necesidad de reforzar la defensa y el ataque. Lo que falló fue el impredecible factor humano y la ausencia de futbolistas de verdadera calidad que actualmente padecemos en México.

          Pero en dado caso quienes verdaderamente fallaron fuero usted o Angélica;

 1. ¿De quién fue la maravillosa idea de obligar a Efraín Flores a alinear a los contratados? Y se lo digo porque cuando ser hizo pública esa orden. ¡Le quitaron al entrenador la autoridad sobre sus jugadores! Así que ¡Felicidades! ¡Ustedes mismo se acabaron al buen Efraín Flores con sus decisiones!

 2. ¿De quién fue la maravillosa idea de separar del equipo al Platanito Hernández? Señor Vergara ¿qué acaso no se dio usted cuenta que la gran fortaleza de Chivas era en el 2º tiempo cuando acababan con los rivales por su inmejorable capacidad física? Desde la salida del “Plátano”, ahora son las Chivas a quienes destazan en los segundos tiempos. La capacidad física del equipo se ha desplomado espantosamente, y de excelente, ha pasado a ser desastrosa.

 3. Desde acá afuera, me resulta evidente que las contrataciones (Galindo, Ochoa, etc. No puedo acusar a alguno de ellos en lo particular porque no se quién fue), pero es evidente que despertaron un espíritu etílico entre varios de los jugadores, lo cual los llevó necesariamente a entrar en conflicto con las exigencias de la preparación física con el “Platanito” y ustedes resolvieron el problema cesando al “Plátano”. ¡Pues felicidades! Porque ahora la condición física del equipo; se está “llevando al plátano” los resultados

 4. ¿Para qué se trajeron de regreso a Omar Bravo? ¿Para seguir aplaudiendo su sinfonía de caer 10 veces en offside y fallar otras 10 ante la portería antes de poder meter uno? ¿Ya se dieron cuenta de que la presencia de Omar está inhibiendo la incipiente capacidad goleadora del Chícharo?

 5. ¿Por qué no le dan chance de salir del equipo al Venado Medina? ¿Después de tantos años de fracasos aun se puede esperar algo de él? El Venado es un jugador con una velocidad y una técnica individual sobresalientes, pero cuya inteligencia futbolística no se traduce en nada para el equipo, al margen de que se asusta a la hora de anotar.

          Como se podrá observar, los errores en Chivas han surgido de las equivocaciones directivas, principalmente en relación al manejo del factor humano. ¿Por qué? ¿Intervenciones erráticas de Angélica? Es muy probable…

          Señor Vergara, el éxito inicial que usted encontró en las Chivas se basó en que  delegó los aspectos administrativos en un experto como lo es Juan José Frangié, mientras los aspectos deportivos los descansó en esa gran inteligencia y capacidad que demostró Néstor, pero ambos, hasta donde parece ser, salieron por diferencias con Angélica.

          Sin duda que ahora los problemas mayores que enfrentan las Chivas son muy graves:

 Los jugadores se ven muy desmoralizados ante la falta de victorias y con una condición física desastrosa.

 La defensiva es pésima y en el panorama nacional no se ven jugadores capaces de aportar algo(¿por qué no le darán chance al “Chore” Mejía? Tal vez solo requiera de un poco de continuidad. Total para lo matraca que es Galindo, qué mas da)

 La delantera, también se ve mal. Lo peor es Omar Arellano no parece haber recuperado su nivel. Al parecer solo el Chícharo ofrece esperanzas

 Para Ramón Morales, ahora sí, los mejores tiempos quedaron atrás.

 El Gauchito, quien podría ser solución, no se recupera, mientras que Fabián, al igual que el Venado, es un jugador con mucha técnica personal, pero que poco aporta al futbol asociación.

 La estructura administrativa del equipo parece desarticulada

          Ahora la pregunta puede ser: ¿Podrá Rafael Lebrija reorganizar deportivamente el trabajo del club? ¿Podrá Arias reorganizar tácticamente a las Chivas; primero parándolos más atrás para enseñarlos a defenderse y progresivamente aprender a atacar sin descuidar las espaldas?

          Pero sobre todo ¿Habrá alguien que le explique a Angélica que no sabe de futbol y que en el futbol, como en todos los órdenes de la vida, el éxito es una consecuencia del trabajo inteligente y disciplinado y no de decretos ni de gritos?

          En fin, por lo pronto ya están en puerta los clásicos contra el América y el Atlas… Pobres Chivas, porque a menos que un milagro aparezca, que Dios los agarre confesados

Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …