Home / Colaboradores / Producciones Rancho Azul, de Alfredo Don / El fantasma del Voto en Blanco

El fantasma del Voto en Blanco

Por TLACAELEL 

Un derecho que no se ejerce, que no se defiende, no tiene razón de existir y lo que hoy disfrutamos de poder elegir a nuestros gobernantes, de no hacer uso de ese derecho y defenderlo como una conquista democrática, al paso de los años volveremos a vivir dictaduras y esclavitud. Y será solo entonces, cuando sabremos lo que perdimos y tendremos que luchar de nuevo para hacer valer nuestro derecho a elegir a los gobernantes a través del voto.

A mediados de 2009 surge la paradoja de votar o no votar, he ahí el dilema. Algunas voces a favor del voto blanco han encontrado eco y han hecho resonancia sobre un tema no superado: votar o no votar. La duda acusa a la baja calidad del gobierno, a la desacreditada clase política, a la decepción del sistema político entre otras desmotivaciones para tener una buena razón para ir a votar por nadie.

Dada la polémica, los defensores del voto blanco aducen que sí son cívicos y sí cumplen con su obligación de votar, pero su decisión indiscutible es hacerlo por nadie, ya que se actúa bajo el supuesto de que el gobierno se concientizará y será de calidad, la clase política recuperará el prestigio y el sistema político sí será incluyente y bueno para todos.

La realidad es muy distinta: las actuales reglas son cuadradas y frías. El ciudadano tiene como única opción para cambiar de gobierno el votar mayoritariamente por la oposición sea ésta de izquierda o de derecha.

Si el ciudadano decide no elegir o no votar por la oposición, seguirá siendo gobernado por los mismos a quienes desea cambiar. Las reglas son claras: gana el que tiene más votos, de esa forma, quien ha ganado las últimas elecciones es el abstencionismo, pero en forma negativa, porque tanto los votos blancos como los no votos, solo cuentan en las estadísticas para ser tema de investigación.

El que gobierna en cambio, es el que tiene mayor cantidad de votos válidos aunque éstos fuesen solo uno. Sí así es, solo uno.

El voto blanco es una salida falsa del resentimiento social hacia el gobierno en turno y los políticos en general.

Es pues, la votación mayoritaria por la oposición la que sí incentiva la competencia electoral, exige mayor calidad de los partidos y sus cantidatos y sobre todo, demanda buenos resultados de su gobierno, porque de no hacerlo en la próxima elección será otro partido el que gobierne y eso ya vimos que sí les duele. El voto vale y sí sirve, hagamos con el voto que la democracia funcione y funcione bien.


Check Also

Una Visión Autista de la Realidad

Por Alfredo DON OLIVERA Ya es tradicional en México, que en la medida en que …

La Lamentable Reunión de Patos

Por Alfredo DON OLIVERA La verdad, que ya no quisiera seguir con los temas de …

La Evolución del Conflicto Magisterial (2)

Por Alfredo DON OLIVERA En la pasada entrega, en mi breve narración sobre la evolución …

La Evolución del Conflicto Magisterial (I)

Por Alfredo DON OLIVERA Desde Benjamín Bloom, María Montessori y Pierre FaureNo hay nada nuevo …

El Terrorismo

La religión es el opio de todos los pueblosKarl Marx Por Alfredo DON OLIVERA Sin …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *