Home / Colaboradores / Juan Cabello / El Burro Hablando de Orejas

El Burro Hablando de Orejas

Por Juan CABELLO

La risa me gana cuando me entero que los patrones denuncian corrupción en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Estado de Jalisco. No encuentro la palabra precisa para describir lo que siento al leer que al 52% de los patrones se les pidió dinero para programar una audiencia, al 55.9% para notificar una audiencia, al 59.9% se les exigió una dádiva para realizar una diligencia de embargo y al 18% se les solicitó dinero para que un abogado de oficio les prestara sus servicios.

Lo anterior lo afirma el Sr. Ricardo Corona Representante del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), tras haber realizado un estudio realizado a 400 patrones, aunque desconozco el método utilizado para realizar dicho estudio- encuesta, me atrevo a decir que ante lo manifestado por los entrevistados existen dos opciones: o los patrones mienten cruel y descaradamente o son vilmente engañados por sus abogados, ambas opciones los dejan mal parados, si mienten es deplorable que quieran engañar a una institución tan seria como lo es el IMCO, pues el decir verdades a medias es mentir, si existe un engaño es planeado en su totalidad por sus abogados, quienes por el afán de ganarse unos pesos extras son capaces de decirle a los patrones que se les está pidiendo dinero para cada una de las etapas del proceso judicial, ahora trataré de explicarlo.

Si el estudio fuera realizado a un trabajador o a trabajadores existe la posibilidad, repito, existe la posibilidad de que le hubieran solicitado una dádiva para notificar una audiencia, probablemente y suponiendo sin conceder un procurador auxiliar (que hace las veces de defensor de oficio en materia laboral) pudiera solicitarles dinero por la prestación de sus servicios, estoy cierto que es probable pero es un supuesto muy remoto.

Pero de lo que si estoy seguro es que un patrón nunca ha estado en las circunstancias arriba referidas por una simple y sencilla razón, a los patrones no les conviene notificarse y los patrones no contratarían los servicios de un defensor de oficio (quienes por cierto normalmente y casi de manera exclusiva asesoran y defienden a los trabajadores), porque existen despachos de abogados especializados en la defensa de los patrones y recurren a ellos de manera normal y recurrente.

Si a un equis porcentaje de patrones se les pidió dinero para programar una audiencia, fue precisamente para que la misma NO se celebre, para que No se les notifique una audiencia o para que NO realice un embargo, así mismo si algún abogado de oficio les solicitó dinero por la prestación de sus servicios fue para actuar en contra del que debe defender.

La verdad de las cosas es que suena más creíble lo anterior que lo manifestado en la encuesta, pues los patrones no son ni hermanas de la caridad, ni peritas en dulce, bajo el supremo argumento de que negocios son negocios se olvidan de lealtades, de servicio incondicional, de buenos resultados, y se comportan como verdaderos animales cuando algún trabajador osa reclamar los derechos que la ley les otorga, entonces difama sin recato alguno al trabajador y lo tacha de incumplido, mal hecho, desganado y totalmente inservible.

Al hablar de corrupción en la Junta, los patrones se muerden la lengua, pues es público y notorio que son ellos los que promueven en la práctica, lo que en encuestas satanizan… el burro hablando de orejas.

Check Also

El PRI y las Razones de su Próxima Derrota

Por Juan CABELLO Conocer las razones por las que las personas militan en un partido …

El Fuero, el Desafuero y Otras Payasadas

Por: Juan CABELLO El circo no está instalado, es más, ni siquiera se ha anunciado …

Ellas Contra Ellos

Por Juan CABELLO Desde hace años, la mujer ha sostenido una lucha incesante por adquirir …

La Fuerza de uno

Por Juan CABELLO En los estados unidos se vive bien, se gana en dólares pero …

La Corrupción, un Asunto Inequitativo

Por Juan CABELLO La rendición de cuentas es un gran avance en la lucha anticorrupción, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *