Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Dos Fallidos Presupuestos

Dos Fallidos Presupuestos

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Pues nuestros padres conscriptos aprobaron el presupuesto de egresos casi como se las mandó la administración, los dejaron meter mano en ochenta mil millones de pesos, que se oye como mucho dinero pero que es poco comparado con el presupuesto general que es nada más de cuatro billones cuatrocientos cincuenta mil millones de pesos (no saben el trabajo que me dio poder escribirlo, son muchos muchísimos pesos).

Los que saben de presupuestos en este país son muy pocos, entre los que seguramente no están ni el secretario de Hacienda que hasta yo sé que está ahí porque es cuate del tlatoani, pero de hacienda no tiene la menor idea, ni la necesita en tanto sea amigo de quien lo nombra. Tampoco tienen idea de presupuesto la gran mayoría por decir todos los diputados 

que tan encarnizadamente la defendieron y se desvelaron, porque eso debemos reconocérselos, por nosotros, eso me hizo recordar a un gran político del Ancien Régime que decía que el político es un sujeto que por no trabajar ocho horas diarias trabaja veinticuatro, cuando oigo personas que dicen que no trabajan yo siempre me opongo, trabajan mucho, lo que no he podido encontrar es en qué benefician a la gente con su trabajo.

Pero haiga sido como haiga sido nos lo aprobaron prácticamente como lo quería nuestro amado señor Presidente, pero los diputados se dieron el gusto de recibir en procesión laica a los poderosos del país, que abiertamente fueron a pedir frías para sus estados o municipios. De estos lares fueron el señor gobernador y los presidentes municipales de la zona metropolitana, supongo que acompañados de una bola de gorriones porque está visto que éstos, en mayor o menor medida no saben viajar solos.

Realmente fue un acto positivo aunque inútil, positivo porque por lo general no se quieren ni ver, e inútil porque iban a “conseguir” dinero para múltiples proyectos de nuestra movilidad vehicular. Algunos dijeron que lo hicieron cuando era demasiado tarde, otros dijeron que más valía tarde que nunca, la cosa es que iban por miles de millones y las fuerzas oscurantistas y los espíritus chocarreros hicieron que de los miles llegaran nada más cien millones que a mí se me hace mucho pero que los que saben de transporte dicen que no ajusta ni para lápices para los proyectos.

Pero yo, que deseo ser positivo a más no poder y no quiero ser catalogado como un gordo opositodo, he pensado en aprovechar esa cantidad que nos dieron y proponer que con ella compren cien mil bicicletas para reducir la contaminación, hacer deporte, mejorar el espíritu ciudadano y mejorar el tráfico.

Y conste que mi idea es desinteresada porque por mi peso y condición estoy seguro que esas bicicletas no me quedan.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …