Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / De Uniones Discriminatorias

De Uniones Discriminatorias

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Gran argüende se ha producido porque nuestro admirado primer mandatario mandó una iniciativa, lo que no es de extrañar si juzgamos por la cantidad de iniciativas que ha mandado, no sé si ha habido otro presidente con más diarrea legislativa que éste, pero nuestro querido y guapo tlatoani debe de estar cuando menos en el top five.

Pues a la que me refiero es la que ordena cambios que los legisladores obedecerán salvo que el mundo se acabe. Unos creen estuvo muy bien, otros pensarán estuvo muy mal. A la mayoría le valdrá bonete y seguirán viviendo como si la citada norma nunca hubiera existido.

No voy ni a opinar del tema, ni a favor ni en contra de su moralidad. No es el tema que quiero tratar aunque tenga alguna relación, pero reitero no intereso ni juzgo en dichas uniones y remito a aquello que escribió don Luis G. Urbina en su obra de teatro “Cada quien su vida” que si no mal me acuerdo se trataba de un fin de año en un cabaret.

Todo empezó un día que la tremenda corte que ya sabemos que es como la chimoltrufia que ellos como dicen una cosa dicen la otra, dijeron que resultaba discriminatorio que dos personas del mismo género o más bien dicho a quien se le pegara la gana no se pudiera casar con otro al que le pegara su gana. Esto ha producido una cantidad bárbara de discusiones de gente que tienen ganas de enojarse con el otro y que nunca le van a convencer.

Pero como exótico que soy a mi el problema me da por otro lado, y a mí no es que me importe que alguien se pueda casar con quien quiera o con quien pueda, mi inquietud es por qué demonios el estado tiene que regularme el matrimonio, vamos, por qué ninguna entidad, llámese como se llame tiene que decirme como cohabite con una o varias personas, entiendo que los que somos practicantes de una religión y ésta tenga ritos matrimoniales, te cases bajo ese rito, pero porque quieres, no porque tienes.

Así a mi me parece profundamente discriminatoria el llamado matrimonio igualitario, porque en sí misma conlleva varias discriminaciones, por ejemplo, si usted es menor de edad pues aunque quiera contraer matrimonio no podrá, de manera que se suponía iba a liberar a la gente de prejuicios para casarse subsiste cuando menos en el caso de los menores de edad, tampoco podrá casarse si no ha recibido un curso prematrimonial en una entidad tan inútil como es el DIF (ningún acto del DIF ha fortalecido a nadie.)

Tampoco podrá usted casarse si su cónyuge es consanguíneo de usted, y limitar a la gente a que le gusten sus parientes es una forma de discriminación.

Estará prohibido también que usted se case si tiene un matrimonio subsistente, cosa que limita, tampoco podrán casarse entre muchos.

Por eso sugiero en lugar de regular el código, que quiten de los mismos las reglas matrimoniales y que cada quien se ayunte como quiera.

@carlosmorsa

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *