Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Perfil Político: de que la Perra es Brava…

Perfil Político: de que la Perra es Brava…

Por Luis Alberto ALCARAZ

PRIMERO LA POLÍTICA. De que Javier Bravo Carbajal le debe mucho a Salvador Cosío Gaona ni duda cabe, porque la carrera política del alcalde de Puerto Vallarta no podría entenderse sin el enorme empuje que le dio el famoso Papayo, quien lo llevó como su suplente en alguna de sus diputaciones y lo proyectó en todo el distrito para que en su momento fuera diputado local y federal, saltando desde ahí a la alcaldía. Cuando Chava Cosío renunció al PRI y Javier Bravo se encumbró en Puerto Vallarta la relación entre ambos se mantuvo intacta, al grado de que una ex secretaria privada de Salvador se sumó al equipo de Javier Bravo. Pero obras son amores, por eso Javier Bravo pretendió pagarle a Chava Cosío con una jugosa asesoría millonaria, proyecto que fue parado en el pleno del ayuntamiento. Otro detalle que evidenció la excelente relación entre Cosío y Bravo fue la contratación de la mujer de Chava como funcionaria de segundo nivel en el Departamento de Cultura del ayuntamiento vallartense. Pero la agenda política de Chava Cosío es más importante que su agenda personal, por eso ahora no se la piensa dos veces y arremete en contra de su ex amigo Javier Bravo utilizando el membrete de Conciencia Cívica, el organismo civil que Salvador Cosío ha utilizado con mucho éxito para meter en problemas legales a sus enemigos políticos. Podría decirse que el embate de Chava Cosío contra Javier Bravo es de utilería con la simple intención de capitalizar el conflicto en término electorales, pero el hecho de que Chava Cosío haya decidido presentar denuncia penal en contra de Javier Bravo es un claro indicio de que no se trata de un juego de valores entendidos, sino de una acción muy grave que busca provocar el mayor daño posible. De cualquier forma esta nueva denuncia penal irá a parar al mismo lugar de las otras: la congeladora, porque mientras Javier Bravo tenga fuero no estará obligado a responder a ninguna. Lo malo es que el fuero termina el próximo 31 de diciembre a las 24:00 horas.
DEL ÁRBOL CAÍDO. Por supuesto que todo lo que estamos viendo en las últimas semanas tiene que ver obligadamente con el próximo proceso electoral en el que los panistas harán hasta lo imposible por recuperar el control político del municipio, aunque para ello tengan que recurrir a la guerra sucia y al oportunismo político. En ese contexto el alcalde Javier Bravo debe tener muy claro que su cabeza representa el trofeo mayor porque se piensa que reventándolo a él se reventará en automático la campaña priísta, como si Salvador González Reséndiz no tuviera alguna posibilidad de defender su causa por méritos propios. En ese contexto, el alcalde Javier Bravo debe ser extremadamente cuidadoso para no caer en arenas movedizas, como por desgracia ya ocurrió. Abrir tantos frentes de guerra al mismo tiempo no es recomendable porque se queda a merced de demasiados enemigos, sobre todo cuando a los conflictos políticos se agregan elementos inesperados como el lamentable accidente en que se vio involucrado el secretario particular del alcalde, José Rodríguez, un joven que era considerado prácticamente el vicepresidente municipal debido al gran poder que el primer edil le confirió. El llamado Pepe Muelas era para Javier Bravo lo que Córdoba Montoya fue para Carlos Salinas de Gortari, con la salvedad de que Pepe no hacía trabajo político, sino de gobierno. La tragedia de Pepe Muelas arrastró obligadamente al alcalde Javier Bravo porque no supo desligarse a tiempo y hoy le está causando dolores de cabeza que pudieron y debieron evitarse. Pero el hubiera no existe, por ello Javier Bravo está obligado a aplicar un plan emergente de control de daños para evitar que la crisis se traslade a la campaña del PRI.
DEL OPORTUNISMO. Es una verdadera pena que un accidente automovilístico como el ocurrido la semana pasada en el que perdieron la vida dos seres inocentes esté siendo capitalizado por personajes carroñeros de todo tipo, y en la danza vamos todos, desde aquellos medios de comunicación que en aras de elevar su circulación no se tentaron el corazón para publicar a todo color el cadáver semidesnudo de la niña atropellada, hasta políticos como Salvador Cosío y Miguel Ángel Preciado que con tal de llevar agua a su molino han utilizado la tragedia para sacrificar al alcalde con la clara intención de dañar la imagen del PRI. En la tragedia del Cadillac lo que menos ha importado es la muerte de las dos mujeres atropelladas, lo realmente importante ha sido el cobro de facturas políticas y periodísticas al presidente municipal Javier Bravo, quien estaba preparado para enfrentar un atentado del narco con armas de alto poder pero jamás imaginó que la balacera sería con chorros de tinta, ante los cuales el blindaje de su camioneta nada pudo hacer. Pretender sacar una lección de vida de este doloroso episodio será demasiado pretencioso, por lo tanto lo mejor que puede hacer Javier Bravo es procurar que el daño sea el mínimo posible, para evitar que los efectos de la crisis se trasladen a la candidatura de Salvador González Reséndiz. Para ello tiene cuatro semanas, dos de ellas Semana Santa y Pascua, lo cual jugará a su favor si acaso se aplica una estrategia adecuada para el control de daños. Por lo pronto lo primero que se debe hacer es separar lo político de lo jurídico. José Rodríguez deberá responder por todos los delitos que cometió, tanto los imprudenciales como los intencionales, y a partir de eso podrá aspirar a buscar un acuerdo con su conciencia. Pero su ejemplo debe de servir para que el propio Javier Bravo analice el comportamiento del grueso de sus funcionarios municipales, quienes llenos de vida se emborracharon por tanto poder que les cayó del cielo y que hoy los está llevando al infierno.
EL MENSAJE. Por su parte Salvador González Reséndiz debe aprovechar esta oportunidad para deslindarse por completo del equipo gobernante, mandando un claro mensaje de que este equipo que hoy está terminando de hundir a Javier Bravo no tendrá cabida en su administración. El propio Javier Bravo debe entender que ya no puede hacer más a favor de Chava González y por lo tanto lo mejor que puede hacer es dejarlo que vuele con sus propias alas, sin cargarlo de un lastre que pudiera impedirle despegar. Lo que más impresiona es el enorme parecido que al final de su gobierno empieza a tener Javier Bravo con Gustavo González, ambos proyectados para una larga y exitosa carrera política y al  final dinamitados por los excesos y abusos de sus familiares y amigos más cercanos. Por supuesto que es fácil entender el estado de ánimo que envuelve al alcalde Javier Bravo, y por lo mismo debe entender que no es el mejor momento para tomar decisiones. Lo más recomendable para el propio Javier sería que bajara la cortina de su gobierno durante estos días vacacionales y dejara que los expertos en manejo de crisis se dediquen a encontrar una solución. Embarcarse en la provocación de personajes como Chava Cosío y Miguel Ángel Preciado es tragarse el anzuelo electoral en detrimento de los objetivos realmente importantes. Javier Bravo está copado por lo urgente y eso le impedirá atender lo que realmente es importante.
POSDATA. En este ambiente de crispación política preocupa la actitud de algunos dirigentes partidistas como Candelaria Villanueva, quien en franca provocación acudió a la sesión de ayuntamiento celebrada el viernes pasado para apoyar al regidor Miguel Ángel Preciado en sus embates contra Javier Bravo. El ambiente se enrareció todavía más cuando entre los asistentes a la sesión se encontraba una persona con una camiseta del PAN, lo cual incomodó con justa razón al priísta Jorge Luis García Delgado. Por supuesto que Candelaria Villanueva está en todo su derecho de asistir al ayuntamiento, sin embargo ayudaría mucho a mejorar el ambiente político si entendiera que su sola presencia en un evento de esta naturaleza provoca una tensión política en muchos otros actores políticos. Sería muy lamentable que Candelaria se empeñara en imitar el papel rijoso que en los últimos días ha venido jugando su dirigente nacional Germán Martínez, quien se ha dedicado a golpear el PRI como estrategia de campaña, sin importar las consecuencias políticas de esta estrategia.
VOX POPULI. El dato es realmente preocupante: de 62 taxistas revisados el pasado fin de semana, 8 resultaron positivo en los exámenes antidoping aplicados por la Secretaría de Vialidad y Transporte, lo cual implica que el 12.90% de los choferes analizados son adictos a algún tipo de droga, especialmente cocaína. El mensaje va directo para Rafael Yerena Zambrano, quien como dirigente de ese gremio está obligado a garantizar a la sociedad vallartense que los taxis estarán en buenas manos, no a cargo de auténticos delincuentes adictos a las drogas.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …