Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / De la Broncomanía a la Bronconeumonía

De la Broncomanía a la Bronconeumonía

Por Luis Alberto ALCARAZ

Hace apenas unos cuantos años las candidaturas independientes eran un fuerte reclamo de la sociedad civil. Reservadas en exclusiva a los partidos políticos, las candidaturas estaban negadas al ciudadano común hasta que finalmente fueron aprobadas a nivel nacional. El parteaguas se dio en el pasado proceso electoral del 7 de junio cuando se disiparon las dudas y quedó demostrado que una candidatura independiente es tan viable como una candidatura por la vía de un partido político.

Muestra de ello es que el triunfo que consiguieron en las urnas un diputado federal independiente por Sinaloa, un gobernador por Nuevo León, un diputado local por Jalisco y un alcalde en el municipio de Morelia. Por supuesto que hay que analizar caso por caso para entender estos triunfos, ya que de los cuatro el único que no tenía antecedentes partidistas es Pedro Kumamoto, diputado local electo por un distrito de Zapopan.

Esos resultados tan positivos han provocado una fiebre de candidaturas independientes que en el 2018 podrían convertirse en los principales aliados de los grandes partidos, porque en una primera instancia lo que mejor harán será capitalizar el voto opositor al PRI. Este partido ha demostrado de manera contundente que mantiene un importante voto duro, de tal forma que al fracturarse el voto opositor tendrá mayores posibilidades de triunfo en los siguientes comicios.

En el caso de Puerto Vallarta, municipio conocido en el siglo pasado con el mote de La Caldera del Diablo debido a la alta politización de sus ciudadanos, es un hecho que en el 2018 padecerá un exceso de candidaturas independientes, lo cual puede verse desde hoy ante el surgimiento de algunos proyectos tan futuristas como prematuros.

El temor a que las candidaturas independientes tuvieran candados imposibles de superar generó que en el pasado proceso solamente tres ciudadanos manifestaran su interés por competir, de los cuales sólo uno consiguió el aval del Instituto Electoral. Para conseguir su registro el Dr. Francisco Sánchez presentó 5,119 firmas de apoyo y presumió otras 2 mil que ya no alcanzó a entregar en tiempo y forma, lo que habla de un apoyo inicial de poco más de 7 mil firmas.

Pero en la jornada electoral solamente consiguió 4,021 votos, suficientes para conseguir una regiduría plurinominal pero muy por debajo de los 31,750 que necesitaba para ganar la presidencia municipal de Puerto Vallarta.

Por desgracia Paco Sánchez no representó una candidatura puramente ciudadana ya que tenía una militancia previa de más de 30 años en el PRI, partido que le permitió ser regidor, entre otras cosas. Sin embargo se sabe que su candidatura fue impulsada por sus hijos, quienes contaron con el apoyo de un grupo de jóvenes universitarios.

El relativo éxito de Paco Sánchez se debe a una atinada precampaña disfrazada de trabajo social que consistió en afiliar en una asociación civil a miles de ciudadanos de escasos recursos que requerían atención médica de bajo costo.

Se sabe también el uso de una estrategia profesional para la captación de firmas de apoyo utilizando personal contratado que recorrió el municipio recabando firmas de apoyo, lo cual evidentemente implica el uso de importantes recursos económicos que no tendría cualquier aspirante a una candidatura realmente ciudadana.

Gracias a eso el Dr. Sánchez superó fácilmente el requisito de las 3,700 firmas de apoyo que el IEPC exigía para registrarlo como candidato independiente.

Pero los números finales son muy fríos: Francisco Sánchez se registró con 5,119 firmas de apoyo, más otras 2 mil que no alcanzó a presentar en tiempo y forma, y al final solamente sacó 4,021 votos en la jornada electoral. Esto quiere decir que durante los dos meses que duró la campaña no solamente fue incapaz de incrementar su número de seguidores sino que perdió por lo menos 3 mil abajofirmantes.

Ojalá que como regidor independiente Francisco Sánchez Peña se destaque en el próximo ayuntamiento defendiendo con pasión los intereses de la comunidad, sin embargo no hay que estar tan optimistas porque durante su primer desempeño como regidor se caracterizó por ser uno más del montón, levantando la mano sin chistar cada que el alcalde sometía cualquier asunto a votación.

La relativa facilidad con la que Paco Sánchez consiguió su regiduría plurinominal animará a por lo menos media decena de vallartenses a seguir el mismo camino dentro de tres años, especialmente a algunos que cuentan con el dinero suficiente para comprar literalmente 5 mil firmas de apoyo, así que deberemos estar atentos para no ser sorprendidos por los viejos lobos de siempre que disfrazados de ovejas independientes tratarán de apoderarse del poder.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *