Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Dávalos y Mochilas, Igual Pero no lo Mismo

Dávalos y Mochilas, Igual Pero no lo Mismo

Luis Alberto ALCARAZ

Entre Ramón Guerrero y Arturo Dávalos hay un mar de diferencia. Mientras el primero es un oportunista al que no le importó dejar a Puerto Vallarta en la quiebra económica y moral al segundo le preocupa mucho el qué dirán. El Mochilas fue ave de paso que tomó por asalto el municipio, en cambio Dávalos presume su origen pata salada y asegura que aquí seguirá después de que deje el poder.

Como alcaldes ambos son radicalmente diferentes: el Mochilas fue arrogante y prepotente, arbitrario a más no poder, en cambio El Cepillo Dávalos es negociador con sus regidores, a quienes mantiene comiendo de su mano, incluyendo a los de oposición.

Salvo los pequeños berrinches que le empieza a hacer la regidora ex priista Edelmira Orizaga, todos los regidores están muy satisfechos con el desempeño del presidente municipal, incluyendo a los priistas.

De cara a la sociedad también son muy diferentes ya que mientras El Mochilas se caracterizaba por no escuchar las críticas, a Arturo Dávalos lo caracteriza se sensibilidad. En días pasados le criticaron en redes sociales su decisión de pintar de naranja todo el equipamiento urbano, especialmente algunas jardineras del cetro de la ciudad; de inmediato el alcalde ordenó que las repintaran utilizando un color marrón oscuro, menos agresivo que el naranja que caracteriza al MC.

Por donde se busque se respira armonía en todo el municipio, en cambio durante el gobierno del Mochilas lo que predominaba era el enfrentamiento y la irritación colectiva. Y es que El Mochilas tenía ese algo que generaba que todo mundo lo repudiara, salvo aquellos que por conveniencia se mostraban sumisos y zalameros ante él.

En efecto, Arturo Dávalos y Ramón Mochilas son totalmente diferentes, aunque ambos formaban y forman parte del mismo proyecto político que encabeza Enrique Alfaro, aunque algunos bien informados presumen que El Mochilas está a un paso de dejar el MC para buscar nuevos horizontes.

Pero aunque en la forma ambos personajes son radicalmente diferentes, en el fondo son iguales en cuanto a resultados de gobierno. Nunca como hoy Puerto Vallarta había estado a merced de una ola de inseguridad que amenaza con dejar sin calzones al grueso de los vallartenses.

Ante la incapacidad de los grupos policiacos los delincuentes hacen de las suyas en todo el territorio municipal, lo mismo robándose cajeros automáticos que desmantelando las oficinas de modestas escuelas públicas.

Ante este lamentable escenario de inseguridad el alcalde hizo dos cosas: anunciar la compra de 40 patrullas nuevas en un plazo de un mes, y advertir que “apretaría las tuercas” al interior de la policía municipal.

Más que las patrullas, lo que urge es un apretón de tuercas en los mandos altos y medios de la corporación para que la tropa de resultados, pero es poco lo que hay que esperar debido a un error de origen: la policía municipal no está en manos de un experto en el tema de seguridad pública.

En cuanto a lo financiero, Arturo Dávalos y Ramón Guerrero usan distintas ópticas pero con iguales resultados: más deuda, más crisis, más daño al patrimonio público de todos los vallartenses. El Mochilas se pasó tres años diciendo que la crisis se debía a una deuda de 3 mil millones de pesos heredada del PRI, por su parte Dávalos reconoce que la deuda es apenas superior a los mil millones de pesos y que por lo mismo el ayuntamiento está en condiciones de pedir más crédito.

Como lo hiciera El Mochilas, Arturo Dávalos prefirió malbaratar el patrimonio público entregando a Pensiones la UMA en lugar de buscar otras formas menos onerosas de hacer frente a la crisis financiera.

En lugar de bajar sueldos, recortar nómina, despedir asesores y aviadores, reducir burocracia, Arturo Dávalos prefirió concretar el despojo del patrimonio orquestado por El Mochilas. En lugar de castigar los fraudes de la pasada administración Dávalos ha optado por encubrirlos a sabiendas de que nada gana con escupir hacia el cielo.

Arturo Dávalos podrá ser totalmente distinto al Mochilas, pero en el mediano y largo plazo como alcalde será igual de incompetente que su antecesor y el único que pagará las consecuencias será el pueblo vallartense. Si Arturo Dávalos se muestra concertador y tolerantes es porque simple y sencillamente anda en campaña en busca de su reelección, cuando cumpla ese objetivo entonces si será por completo igualito que El Mochilas.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *