Home / Colaboradores / José María Pulido / Cuauhtémoc y el PRD, a 25 Años

Cuauhtémoc y el PRD, a 25 Años

A pesar de las tribus que impiden la unidad que podría darle mejores resultados, no deja de ser un acontecimiento que un partido político como el de la Revolución Democrática alcance los 25 años de vida porque a final de cuentas siguen siendo los institutos políticos la única vía para alcanzar el poder y porque larga es la historia de quienes no logran consolidarse.

En esos 25 años del PRD, su figura emblemática ha sido el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, generación “sándwich” de una estirpe que conoció desde Los Pinos con Lázaro Cárdenas del Río como presidente, la evolución de un estado como Michoacán, que gobernó por última ocasión su nieto Lázaro Cárdenas Batel.

Fue el siglo de caudillos que caracteriza al México de los últimos años. Tres veces candidato a la presidencia de la República (la primera de ellas por las siglas del Frente Democrático Nacional), todas frustradas, Cuauhtémoc Cárdenas terminó por entregar el liderazgo moral a Andrés Manuel López Obrador, dos veces candidato a la presidencia y también dos veces frustrado.

Con ambos estuvieron cerca de que la izquierda alcanzara su objetivo, muy, muy cerca, pero el sino de la izquierda mexicana termina por imponerse y ahora el Partido de la Revolución Democrática se debate en las divisiones internas.

Por ello, las palabras de Cuauhtémoc Cárdenas cobran mayor fuerza cuando en el 25 aniversario de su fundación advierte que se corre el riesgo de fracturarse durante la próxima elección interna y exhortó a los tres precandidatos a que busquen una candidatura de unidad o que cuando menos asuman todos un compromiso para evitar la división del partido.

“Soplan vientos de fractura”, les dijo, y es responsabilidad de todos evitarlo y en una crítica a la actual dirigencia abundó que una izquierda moderna y alejada de radicalismos sólo le sirve al Gobierno.

La primera ocasión que Cuauhtémoc Cárdenas buscó Los Pinos fue en 1988, durante la elección marcada por la frase del entonces secretario de Gobernación y priísta Manuel Bartlett: “se cayó el sistema”, luego de que los mexicanos se fueron a dormir con una ventaja de los aliancistas y se despertaron con el triunfo de Carlos Salinas de Gortari.

Dicen quienes estuvieron cerca que los allegados a Cárdenas como Porfirio Muñoz Ledo le recomendaban tomar el zócalo pero se negó porque, conocedor del sistema, arguyó que se incendiaría el país y él prefería la ruta democrática.

El dato curioso, es que el partido de la Revolución Democrática logró su conformación gracias a que el naciente Partido Mexicano Socialista, encabezado por José Woldenberg, cedió su registro en alianza con ex miembros del PRI y organizaciones civiles que se opusieron al partido gobernante y pugnaron por elecciones democráticas.

El resto de la historia es conocida: José Woldenberg se convirtió en el presidente del primer organismo autónomo que organizó los procesos electorales y desde el IFE se sentaron las bases que permitieron conocer la alternancia en el gobierno en el 2000, luego de 70 años de priísmo, pero no fue el PRD, sino el PAN el partido que se alzó con el triunfo.

Un dato curioso más es que si José Woldenberg se tarda dos días en dejar de militar en el Partido Mexicano Socialista, es decir, si no le cede su registro al PRD, no reuniría los requisitos para ser postulado como consejero del IFE porque se pedía que no fueran militantes de partidos políticos.

Dieciocho años después, tras la elección del 2006, Andrés Manuel López Obrador sí tomó la plaza tras una diferencia menor al punto porcentual en las urnas, pero se ganó lo mismo.

El acto de aniversario del PRD fue propicio para recordar cómo en 1989, el Frente Democrático Nacional planteaba a la sociedad mexicana su transformación en partido y cuáles han sido sus logros un cuarto de siglo después porque contra las voces optimistas el escenario de la izquierda es que está más dividido que nunca entre petistas, morenas y perredistas.

A su vez, el PRD sufre de divisiones internas y el grupo de los “Chuchos” enfrentan la disyuntiva de que si las tribus no se ponen de acuerdo con Carlos Navarrete deberán regresar por Cuauhtémoc Cárdenas, pero con la madurez a cuestas porque recién cumplió 80 años de vida.

Otra alternativa sería entregar las siglas y el registro de la candidatura presidencial a Manuel Camacho y Marcelo Ebrard, quienes cumplirían el sueño acariciado desde hace 20 años de buscar Los Pinos, desde que Ernesto Zedillo los echó a la oposición en 1994.

En sus inicios, los fundadores del PRD pertenecían al PRI y a seis fuerzas políticas de Izquierda a nivel nacional: Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), Partido Socialista Unificado de México (PSUM), Partido Patriótico Revolucionario (PPR), Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), Unión de la Izquierda Comunista (UIC) y una parte de la militancia del Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

El punto de encuentro era el ingeniero Heberto Castillo Martínez.

Hoy, a sus 25 años, el Partido de la Revolución Democrática tiene en sus entrañas a sus principales enemigos para alcanzar la madurez e incluso tiene visiones optimistas y fatalistas, depende de la tribu que la revise.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *