Home / Colaboradores / Omar Andrade (Dash) / Cosas Veredes Mio Cid: Suripantas

Cosas Veredes Mio Cid: Suripantas

Por  Roberto MONTES VAZQUEZ

LA NECESIDAD HACE PARIR HIJOS MACHOS.- El embarazo incluso el que es sin problemas, implica, inevitablemente, algunos trastornos: son los síntomas fisiológicos provocados por los cambios que experimenta el organismo materno para alojar, de forma gradual, al futuro bebé, como las náuseas matutinas de los primeros meses o el dolor de espalda, los dolores de vientre cuando se acerca el parto y el estreñimiento que es el preludio del pujar a la hora de parir.

 Antes de Cristo las mujeres cuando estaban embrazadas portaban un cinta negra amarrada al vientre, lo que literalmente significaba que estaban “en cinta” (del latín incincta), que significaba que no podían ceñirse el vientre.

 Los hechos le dan apariencia de igualdad al significado de los vocablos cuando las circunstancias del acontecer cotidiano dicen que el que fue diputado del PRD Julio Cesar Godoy Toscano está en cinta, refiriéndose a que su voz aparentemente fue capturada en una cinta grabada en 2009 y divulgada por la radio, contiene un diálogo entre dos hombres, que serían el líder operativo de La Familia y el ahora diputado orejano.

 La raza cervecera y mordaz que no deja una pa comadre, le acomoda a Julio Cesar Godoy, los trastornos del embarazo porque dicen que anda pariendo chayotes atravesados.

 LAS MENTADAS TAMBIEN DUELEN.- El muro de las lamentaciones es el lugar sagrado más importante para los judíos. Se trata de los restos del Templo de Jerusalén, construido por Herodes en el año 20 antes de Cristo, el que fue destruido en el año 70 por los romanos. Entre las piedras que componen este muro, los fieles ponen pequeños papeles con sus peticiones.

No necesita pertenecer a la fe Judía para hacer su petición. Todos los visitantes, de la religión que sea, tienen la posibilidad de escribir lo que quieran, para que llegue a las manos de Dios. Sólo debe envolverlo bien y ubicarlo dentro de las rendijas del muro.  Un buen momento para visitar el místico lugar es un viernes a las 6 de la tarde cuando empieza el Shabat o día santo en donde no sólo verá rezos y alegres bailes alrededor del muro, sino que además podrá escuchar las campanadas de las iglesias adyacentes y las oraciones que vienen de las mezquitas aledañas.

En México, D.F., el frontispicio del Palacio de Covián, en la calle  Bucareli, equivaldría al muro de los lamentos de los jodidos, de hecho ahí se manifiestan maestros, campesinos, sindicatos, estudiantes y todo el que tenga algo que clamar.

Y no dejan papelitos entre los ladrillos, dejan mantas, desplegados, pintas en las paredes y en el pavimento de las mentadas en contra del gobierno por las lamentaciones que no les son escuchadas.

También de ahí salen los lamentos de las autoridades por hechos infaustos que van pintando de rojo la política y el territorio nacional. Y se quedan en eso, sólo en lamentaciones muy sentidas para los deudos y amigos, pero nada más. Nunca se dan informes de cómo van las investigaciones, menos si ya capturaron a los culpables.

 SUBE Y BAJA.– El profesor de Finanzas y Economía de Wharton, Robert Stambaugh, es coautor del artículo Are Stocks Really Less Volatile in the Long Run?” (¿Son las acciones realmente menos volátiles en el largo plazo?), en el que se sugiere que las acciones están sujetas a muchas más fluctuaciones en su cotización de lo que se creía. Nunca se refirió a impuestos, pero la grilla todo aprovecha y somete al IVA al lenguaje que usan en su problemática gentes de la élite económica, para relatar el sube y baja en el precio de las acciones de sus empresas.

La política, en su caprichoso hacer, ha traído el IVA como argumento electorero de discursos de diputados economistas y contadores para justificar, hacer tiempo o taparle el ojo al macho con las teorías de la volatilidad. El impuesto, en sus vaivenes, les da apariencia de  mezquindad a los que lo suben y heroicidad a los que lo bajan; pero ya en sus pactos de lo oscurito saben quién lo seguirá pagando sin hacerla de tos y aunque la haga.

Las fuerzas vivas sí entienden lo del sube y baja como fluctuaciones de los valores y, las fuerzas tontas se quedan en el dicho del calzón que sube y baja, como el de las suripantas (así le dice Catón a las putas).

Check Also

Emilio, Juan Sandoval y el “Chicharito”

Por Santos URBINA (de la página electrónica Unidad)  Si al gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, le …

Re-Evolución: Candidatos Ciudadanos

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Una de las exigencias del poeta y escritor Javier Sicilia es …

Re-Evolución: Licencia de Paternidad

* Por Francisco JIMENEZ REYNOSO La licencia de paternidad tiene como objetivo otorgar un permiso de …

Re-Evolución: Clamor Social, que Regrese el Auditor

Pero los 10 millones… * Por Francisco JIMENEZ REYNOSO Hace unos meses, el polémico auditor …

Re-Evolución: Salud y Educación vs Narco

Por Francisco JIMENEZ REYNOSO  En virtud del recrudecimiento de la violencia que hemos padecido los últimos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *