Home / Colaboradores / Robero Montes Vázquez / Cosas Veredes, Mio Cid: Las Mentadas

Cosas Veredes, Mio Cid: Las Mentadas

Por Roberto MONTES VAZQUEZ

Dice el premio Nobel Octavio Paz, en El Laberinto de la soledad que toda la angustiosa tensión que nos habita se expresa en una frase que nos viene a la boca cuando la cólera, la alegría o el entusiasmo nos llevan a exaltar nuestra condición de mexicanos: ¡Viva México, hijos de la Chingada! Verdadero grito de guerra, cargado de una electricidad particular, esta frase es un reto y una afirmación, un disparo, dirigido contra un enemigo imaginario, y una explosión en el aire.

¿Quién es la Chingada? Ante todo, es la Madre. No una Madre de carne y hueso, sino una figura mítica. La Chingada es una de las representaciones mexicanas de la Maternidad, como la Llorona o la “sufrida madre mexicana” que festejamos el diez de mayo. La Chingada es la madre que ha sufrido, metafórica o realmente, la acción corrosiva e infamante implícita en el verbo que le da nombre.

Cinco mil personas se reunieron en Guadalajara, para romper el Récord Guinness a la “mentada de madre” (insulto verbal) más grande del mundo, una de las mayores ofensas para el mexicano, que ahora se convierte en una nueva categoría en este famoso libro.

El récord se logró después de que los participantes superaran los 122 decibeles de ruido al gritar al unísono “Emilio, chinga…a tu madre”, refiriéndose al gobernador del estado de Jalisco, Emilio González Márquez.

Durante un evento público en abril del 2008, González Márquez insultó con un “Chinguen…a su madre” a quienes lo criticaron por la donación de 90 millones destinada para la construcción de una iglesia católica.

Concurrentes que somos los mexicanos para el relajo y el deshago, en nada extrañaría, que así como se han ido acostumbrando las reuniones eufóricas en El Ángel de Independencia, La glorieta Minerva, u otros centros de reunión de algunas ciudades, cuando llega a ganar algún equipo de fútbol, por insignificante que sea la competencia; ahora se acostumbrara reunirnos para calificar la actuación de algún gobernante, con parámetro de decibeles de los desahogos referentes a la madres, con intervención de la afamada casa de record.

Para el efecto propongo que en el espacio de la estela de luz (que es la mayor mentada alumbrada) que nos encendieron sin quejido alguno, se vayan colocando pequeñas placas de algún material fluorescente, de los resultados de los concursos estatales, para que cuando se ilumine la estela simulen veladoras, del altar pagano de rayadas de madre, donde consten las cifras que alcanzan las mentadas de los servidores públicos auditados, para que quede constancia para las nuevas generaciones, quien fue el mas hijo de de chingada de los funcionarios en su desempeño.

Además, sería otro atractivo para que los visitantes a la ciudad de México calibren por el alboroto que provocan, quien es el más acreedor a que además, se le acomode el grito que han venido acuñando los asistentes a los estadios de fútbol, cuando va a poner la bola en juego el portero del equipo que no es de su preferencia.

Check Also

Cosas Veredes, Mio Cid: Escupe Lipe

Por Roberto MONTES VAZQUEZ LA MULA ES MULA, CUANDO NO PATEA…..RECULA.- La Alianza Para la …

Cosas Veredes, Mio Cid: Contando Cartuchos

Por Roberto MONTES VAZQUEZ  La calidad de las campañas electorales y de sus debates de altura …

Cosas Veredes, Mio Cid: Guisos de Justicia

  Por Roberto MONTES VAZQUEZ CHIVOS Y MULAS Y UNO QUE OTRO VIEJO BUEY.- Lía …

Cosas Veredes, Mio Cid: Las Putas Tristes

Por Roberto  MONTES VAZQUEZ  CHURROS.- Arturo Zaldívar, ministro de la Suprema Corte de Justicia de …

Cosas Veredes, Mio Cid: Marranadas

Por Roberto MONTES VÁZQUEZ  LLAMADAS A MISA.- Dice Genaro Villamil en Proceso: Las encuestas son  …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *