Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Clouthier Jr., de la Amnesia al Oportunismo

Clouthier Jr., de la Amnesia al Oportunismo

Por Luis Aberto ALCARAZ 

UNA VIEJA HISTORIA. Durante un chat realizado a través del portal de un diario nacional la semana pasada, el sinaloense Manuel de Jesús Clouthier Carrillo habló de sus propuestas en caso de ganar la próxima elección presidencial, ya que se encuentra en campaña para obtener su registro como candidato presidencial independiente.  En el ejercicio periodístico virtual el hijo del famoso Maquío mencionó una anécdota que le ocurrió en Puerto Vallarta, donde las autoridades locales presuntamente le exigieron dos casas a cambio de autorizarle un desarrollo habitacional. Por desgracia el ex panista no precisó en qué época ocurrió ese asunto, mucho menos dio nombres de algún funcionario involucrado, simplemente expuso al ayuntamiento de Puerto Vallarta como un ejemplo nacional de corrupción. Según sus propias palabras, el valor de cada una de sus casas oscila sobre el millón y medio de pesos, por lo cual la extorsión implicaba por lo menos tres millones de pesos. En realidad se trata de una vieja anécdota que Clouthier Carrillo menciona con frecuencia y que ya había sido publicada el año pasado por el periódico Mural de Guadalajara. El problema es que la denuncia sólo la hizo por la vía pública, nunca penal, muchos años después de haber terminado sus desarrollos en Puerto Vallarta.

    PELOS Y SEÑALES. Aunque casi nadie lo sabe, el hijo de Manuel J. Clouthier es un prominente desarrollador de conjuntos habitacionales, principalmente en el noroeste del país, y fue durante el gobierno de Gustavo González Villaseñor cuando llegó a Puerto Vallarta a desarrollar el fraccionamiento denominado Las Moras, el cual resultó un gran éxito debido a la excelente ubicación del predio frente a Vallarta 750, el atractivo acabado de las casas y, sobre todo, una característica que sólo era posible mediante una generosa concesión del ayuntamiento: su condición de coto habitacional. Como es bien sabido, la figura del coto habitacional es prácticamente prohibida por el reglamento de construcción ya que implica la edificación de un conjunto habitacional con accesos restringidos, lo cual es imposible de justificar si se toma en cuenta que todas las calles de los fraccionamientos son propiedad del municipio. Mediante el tráfico de poder algunos desarrolladores influyentes han conseguido el aval de los ayuntamientos para construir cotos privados, lo cual atenta contra los derechos del resto de la sociedad que se ve obligada a rodear amplias extensiones de terrenos debido a que un puñado de influyentes decidió amurallar su desarrollo para conseguir una mayor plusvalía.

  UN ROBO AL PATRIMONIO. En el caso concreto de Las Moras, independientemente de su condición de coto habitacional, el abuso es mayor porque implica un engaño a cientos de compradores que dan por hecho que el acceso principal al desarrollo es parte del fraccionamiento, lo cual es totalmente falso. Como algunos saben, Las Moras es un fraccionamiento horizontal compuesto por una serie de pequeños cotos construidos a lo largo de una avenida principal que parte de la Av. Prisciliano Sánchez y que estaba proyectada para comunicarse con Av. Politécnico, sin embargo, por capricho y conveniencia de los desarrolladores de plano quedó incomunicada y por lo mismo estrangulada en el interior del fraccionamiento Las Moras. Sin importar que se trata de una avenida pública, los desarrolladores de Las Moras montaron una caseta en el entronque de esa calle con la Av. Prisciliano Sánchez para controlar el acceso al fraccionamiento, apropiándose de facto de una importante calle hermosamente arbolada que no tiene por qué ser propiedad privada. Tal vez porque en efecto el desarrollador les “regaló dos casas”, o por simple cortesía, el ayuntamiento encabezado por Gustavo González Villaseñor permitió que la empresa del hijo de Maquío se robara abiertamente una calle de más de un kilómetro de extensión, avenida que hoy es la parte más atractiva y valiosa del fraccionamiento porque lo dota de una amplia zona arbolada para disfrute exclusivo de los propietarios de casas en Las Moras. 

  LA PAJA EN EL OJO. Todo esto viene a cuento por el reciente protagonismo de Manuel de Jesús Clouthier Carrillo, quien tras haberse beneficiado del prestigio de su padre en el PAN, rompió nexos con ese partido alegando que los panistas en la actualidad han traicionado el ideario político de su padre. Renunció al PAN pero no renunció a la diputación que ese partido le otorgó en la actual cámara de diputados, desde donde se proyecta a nivel nacional tratando de forzar al estado mexicano para que se le conceda el registro como candidato presidencial independiente. Mesiánico como su padre, el desarrollador de Las Moras pretende provocar una revolución jurídica en nuestro país al lograr su registro como candidato independiente, pretendiendo ignorar que ya se ha escrito mucho al respecto. Seis años atrás fue Jorge G. Castañeda quien buscó en vano su registro como candidato independiente y lo único que logró fue una recomendación de una corte internacional para que México analizara su caso a profundidad. Para bien o para mal, las leyes mexicanas establecen con claridad que la postulación de candidatos es facultad exclusiva de los partidos políticos, por lo tanto no hay forma de que Maquío Jr. consiga su registro como candidato independiente, por lo tanto está claro que lo único que busca es protagonismo para seguir medrando de la política a la sombra del apellido de su padre.  

 POSDATA. Curiosamente este Clouthier está siguiendo los mismos pasos de su hermana Tatiana, quien años atrás también renunció al PAN después de haberse beneficiado con algún cargo de representación popular. El origen de su ruptura con el PAN no fue ideológico, sino pragmático a raíz de que el PAN de Sinaloa le negó la posibilidad de ser candidato a senador en el actual proceso electoral. Después de coquetear con la idea de ser candidato por el frente que encabeza Andrés Manuel López Obrador, el hijo de Maquío decidió irse por la libre, acudiendo al IFE a presentar su solicitud como candidato presidencial independiente.   

VOX POPULI. El problema de las candidaturas ciudadanas es que, en caso de ser válidas, en cada proceso electoral la lista de candidatos sería más larga que el directorio telefónico por culpa de decenas de iluminados que se sienten merecedores de despachar en Los Pinos. En lugar de llevar cuatro nombres en la boleta electoral, como ocurre en la actualidad, la lista de candidatos sería enorme y exigiría una enorme papeleta para dar cabida a todos. Terminaríamos como en algunos países de América del Sur, donde a menudo el número de candidatos presidenciales rebasa la treintena, y todos postulados por un partido político. Por eso es fácil imaginar lo que pasaría si cualquier hijo de vecino pudiera registrarse como aspirante a la presidencia de manera independiente. Nada menos ayer se presentó ante el IFE el famoso Juanito de Iztapalapa para presentar su solicitud de registro como candidato presidencial independiente, lo cual anticipa que será larga la lista de los que pretenden vivir sus 15 minutos de fama de esta manera.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ “El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *