Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / CFE: Aquí Todo Sigue Igual

CFE: Aquí Todo Sigue Igual

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Yo sé que no me van a creer,  que dirán que soy un gordo desbozalado. Es más, yo todavía tengo mis dudas, simplemente no puedo creerlo, pero tengo que aceptar las evidencias: hace pocas semanas la prensa norteamericana señaló un soborno a un alto funcionario de la Comisión Federal de Electricidad por parte de dos empresas norteamericanas, sobornos viles y villanos, que confirmaron que la autollamada empresa de clase mundial no es otra cosa que una reunión de pillos, eso sí de clase mundial; desde luego que ni queriendo todos son pillos, pero de que hay muchos, los hay. Y eso que pensábamos que estaríamos mejor cuando eliminaron a los de la compañía de Luz y Fuerza del Centro que dicen que eran peores, a juzgar por la tela que analizamos, cómo estarían los otros y ¿de verdad mejoramos o simplemente cambiamos de amos?

Si usted tiene el gusto masoquista de guardar los recibos que paga al monopolio, compare los de este año con los del pasado.

Pudiéramos haber pensado que se trataba de un acto solitario, porque yo creo que la gran mayoría de personas en este país meten la mano al fuego por la honestidad de esta empresa. Sin embargo, tras los quemados de las manos hay muchos que dudan y ya lo dijo nuestro amado tlatoani, esta corrupción es culpa de la delincuencia organizada, y vaya que en la compañía están organizados.

Los demonios andan sueltos, las fuerzas malignas que conspiran en nuestra contra para lograr evitar la buena percepción de nuestra alegre realidad nacional y éstas decidieron hurgar la herida, atacando otro tema sensible con otro señalamiento, ése sí local, casi increíble: un acto de corrupción en el impoluto Instituto Mexicano del Seguro Social, sí señores, ni más ni menos esta entidad tan amada por los connacionales.

 Primero dudé, pero después me dio gusto, no por la corrupción, sino por la Secretaría de la Función Pública que al fin podrá hacer algo y justificar los miles de millones que cuesta. Desde luego tengo la absoluta seguridad de que a ninguno de los presuntos culpables les va a pasar nada —salvo acusaciones y apariciones en medios—, lo que puede llevarnos a creer con alguna certidumbre que puede haber algo de corrupción en esas entidades.

 Claro que si usted por alguna causa no confía en el Seguro, ahí tiene el Seguro Popular, donde en esta semana no supimos de corrupción. Yo no confío en el Seguro Popular, porque si fuera medianamente aceptable el Presidente de la República estaría inscrito a él, aunque sea de mentiritas, pero no, en cambio la Presidencia gasta millones en seguros médicos y eso me hace dudar del negocito que gasta más en publicidad que en medicinas.

 Fuera de eso, todo está muy bien, o casi.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …