Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Ayer Decíamos: Expertos Universales

Ayer Decíamos: Expertos Universales

Ha ocurrido un fenómeno pocas veces visto y por artes de no sé qué encantamiento nos hemos convertido en expertos en fútbol, en sociólogos y en expertos de conducta de masas y todo dados los lamentables acontecimientos provocados en el clásico tapatío entre las Cabras propiedad del mega creso don Jorge Vergara y los teleaztecas del Aclas ( como extraño cuando éramos Margaras), donde un sector de barristas de los primeros lanzó unas bengalas a la parte de abajo y un grupo de genízaros subió a tratar de controlarlos lo que nada más no lograron sino que les pusieron una madrina salvaje dejando a algunos en muy mala situación de salud en virtud de que se cumplió el viejo apotegma de que los más muchos por lo generar les ganan a los más pocos.

Ambos grupos dijeron de alguna manera haber sido atacados por los otros, lo único cierto es que los azules salieron mucho más perjudicados.

Esos son los hechos, pero no son estos los que me interesa destacar ya que han sido prolijamente descritos y yo ni el partido vi.

Al día siguiente dejaron de tener importancia todos los problemas que la semana anterior habían sido materia de debate, pocos recordaron que el problema del transporte público, los muertos que estos han causado, tampoco nadie recordó que se discutían las leyes que suponen resolverían esos problemas, vamos, ni siquiera tuvo presencia la agobiante publicidad gubernamental que padecemos; a partir del sábado por la noche todos por ese raro encanto nos convertimos en interpretes del fenómeno. Algunos hablaron de que la violencia se había apoderado del deporte nacional y familiar por excelencia y aquí tengo que manifestar que durante mi ya lejana juventud fui asistente a los estadios y no recuerdo tantas familias asistentes y más bien creo era un deporte cuyos espectadores eran mayoritariamente varones salvo una minoría femenina que si la había pero muy minoritaria. Respecto a la violencia recuerdo un par de veces que acompañé a los rojinegros que jugaban en León, lo que significaba unas golpizas terribles entre los partidarios de ambos equipos.

Otros consideran que la acción de los violentos es tan sólo reflejo de una rabia colectiva que subyace en el colectivo social lo que yo no creo, sencillamente me dicen que el partido era bastante malo y encendieron las famosas bengalas –que si bien están prohibidas– no es de extrañar porque sabemos que la mayor pasión del gobierno es prohibir y si no hubieran sido las Bengalas hubiera sido prohibir fumar, beber o comida chatarra y que los cuicos actuaron en notoria inferioridad.

No desconozco que el fútbol es mucho más importante y trascendente que la política, pero si bien todos opinamos, los políticos como especie quisieron volverse locos, así, a los que por ley les tocaba actuar, hablaron como locos y a los que no les correspondía porque no podían desaprovechar la oportunidad y entonces nuestros amados legisladores hicieron más leyes y los secretarios opinaron logrando que cuanto más la mueven más se embarran.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *