Home / Colaboradores / Carlos Enrigue Zuloaga / Ayer Decíamos: Errores de Cálculo

Ayer Decíamos: Errores de Cálculo

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA

Para nadie, excepto para aquellos que no me leen y para los que no se acuerdan de lo que escribo, es un secreto que yo era un convencido de que el mundo, siguiendo las profecías Mayas, se acabaría el 21 de diciembre del año pasado; que falladota le dimos al asunto y todo porque creímos en una bola de expertos que afirmaban que los Mayas eran expertos en predicciones, lo cual es falso ya que en la prueba Enlace, famosa porque nada más no la aprueba el que no la hace, salieron muy bien calificados en astronomía y predicciones, si no me cree pregúntele a la maestra Elba Esther que por aquel tiempo era líder seccional de la zona maya.

Deje usted de la friega que me significó no pagar una tarjeta, olvídese de los intereses moratorios, las multas y las sanciones, que si no hubiera sido banco y contara con la alcahuetería gubernamental, en cualquier lugar del mundo estuviera en la cárcel por usura, pero eso es lo de menos; lo grave fueron las 328 llamadas telefónicas para decirme que no había pagado, que terrible, y las asociaciones de derechos humanos preocupadas por el ataque al entorno vital de la rata gramallona y olvidándose de las víctimas de los bancos, que sinceramente espero sean incluidas en la ley de víctimas promovida por Sicilia y sus huestes, lo que no creo que hagan porque quienes la promueven están forraditos de lana, y es que es confortante estar cerca del poder como están ellos.

Pero después de maldecir a los mayas o a sus intérpretes los mayones, durante todo el mes por las llamadas, comencé a considerar que dados los fenómenos que recientemente han ocurrido puede que se hayan equivocado por unos cuantos meses o años; por lo menos yo no había sabido del meterotote que cayó en Siberia, salvo que fuera algo parecido al iceberg que Vergara traería a Chapala para que subiera el lago, ignoraba que los científicos no vieron el piedronon que caía por estar bobeando con otro que se suponía chocar contra la Tierra y por fortuna no le atinaron, pero pasó muy cerca.

En muchos años ningún Papa había renunciado y Benedicto XVI dijo ahí está su arpa ya no toco, la verdad que es admirable renunciar, pero esa opinión cambia dependiendo a quién le preguntes, a mí, que soy partidario de que todos hagamos lo que nos pegue la gana, me parece bien. El hecho es que extrañamente cayó un rayo en la cúpula de la basílica.

El Aclas lleva cuatro partidos ganados al hilo y eso sí que es más extraño, nadie puede explicárselo, ni hay precedentes, se sabe que Dios Nuestro Señor es del Aclas y la prueba más clara es que los directivos y aficionados a los colores rojinegros no nos lo hemos podido acabar. En fin es posible, ante tanto portento que los mayas le hayan fallado por unos meses, y la señal definitiva del final es que los políticos dirán la verdad, bueno, alguna vez.

Check Also

¿Para qué Escribir?

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Me puse a considerar cuál es la causa por la que …

‘La Unidad Popular’

Por Carlos ENRIGUE Yo siempre he creído que los mexicanos no necesitamos que nadie nos …

La Manzana de la Discordia

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA No lo digo por el director de Conade y amigo del …

Las Gestas de Gloria

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Mienten miserablemente quienes -fuera del congreso porque ahí es la casa …

Me he Estado Acordando

Por Carlos ENRIGUE ZULOAGA Tradicionalmente los jacobinos han establecido que el sacramento de la confesión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *