Home / Colaboradores / Luis Alberto Alcaraz / Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Aristóteles, Cambiar Para Seguir Iguales

Por Luis Alberto ALCARAZ

“El gobernador anuncia más cambios en su gabinete” dice la cabeza de la nota, y de inmediato uno se imagina que Aristóteles Sandoval finalmente se animó a hacer una cirugía completa a su gabinete para transformarlo de cara al último tercio de su administración.

Pero nada de eso, los dos cambios que ayer realizó en su equipo de trabajo el mandatario jalisciense son verdaderamente irrelevantes, porque no hay en Jalisco a quien le importe quién es el titular del Ijas o del Instituto de Artesanías, salvo a los beneficiados con estos nombramientos que garantizan su permanencia en la nómina gubernamental.

Lejos de hacer cambios en su gabinete en materia de seguridad el señor gobernador salió ayer a dar la cara para ratificar en su cargo al fiscal Eduardo Almaguer luego de la masacre ocurrida el miércoles pasado en las oficinas de la Fiscalía donde un desquiciado abrió fuego en contra de cuatro trabajadoras de la dependencia.

Lo que no entiende Aristóteles Sandoval, o a lo mejor lo entiende muy bien y por eso mantiene al Fiscal en su cargo, es que Eduardo Almaguer no tiene los conocimientos mínimos para encabezar una dependencia como la Fiscalía de Jalisco y por lo mismo es imposible que rinda mejores resultados que los que nunca dio Luis Carlos Nájera.

Dicen algunos que el fiscal Almaguer tienen muchos pantalones, lo cual debe ser cierto porque cualquier ciudadano que de pronto reciba el mando de una gran fuerza policiaca debe también de inmediato sentirse muy valiente y poderoso, pero más que testosterona lo que se requiere en estos cargos es una gran inteligencia y una enorme preparación para enfrentar a los delincuentes con muchos huevos pero con mucha estrategia y tecnología.

No se exagera al decir que Jalisco es uno de los estados más violentos de la república, y cómo no serlo si ya vimos la forma en que las corporaciones policiacas están al servicio de los grupos criminales. Más que del gobernador, muchos mandos policiacos al parecer reciben órdenes de los cabecillas criminales del estado, así que es evidente que en ese terreno no hay mucho que hacer.

Se entiende esa incapacidad de los cuerpos policiacos por enfrentarse a los cárteles criminales que dominan el territorio jalisciense, pero lo que no se entiende es esa abominable incapacidad para combatir a los raterillos de poca monta, a esos cacos que ni siquiera utilizan armas para atracar domicilios y despojar al ciudadano común de sus pocas pertenencias.

No es un asunto de pistolas ni patrullas sino de estrategia y, sobre todo, de honestidad. De separar el crimen de alto impacto de la delincuencia común. Aceptamos que no se metan con los narcos, pero es imperdonable que los grupos policiacos sean incapaces de controlar a los raterillos de poca monta, esos que a plena luz del día rompen un cristal y roban una casa habitación golpeando en donde más le duele al ciudadano común.

Por supuesto que la inseguridad es un reflejo de la economía. Mientras más crisis haya mayor será el número de personas que no tengan otra opción que la de delinquir para hacerse de unos cuantos pesos. Pero con crisis o sin ella los ciudadanos pagamos con nuestros impuestos los sueldos de los cuerpos policiacos que están obligados a velar por nuestra seguridad.

Pero lejos de combatir a los criminales muchos jefes policiacos y agentes de línea encubren o se asocian con estos delincuentes para sacar un beneficio personal. En lugar de perseguirlos y meterlos a la cárcel, los policías exigen a los delincuentes su mochada, su parte del botín para permitirles seguir operando con toda impunidad.

Desde las altas esferas del poder, desde el interior de las lujosas camionetas blindadas, nuestros funcionarios estatales y municipales no perciben esta realidad, después de todo por muy mal que esté el gobierno a ellos les seguirá yendo muy bien. Jodidos los de abajo, que sexenio tras sexenio, elección tras elección, seguiremos votando por quienes nos prometen cambiar, cambiar para seguir iguales.

Check Also

Jaime Cuevas Dinamita Alianza en Bahía

Por Luis Alberto ALCARAZ Mientras algunos operadores políticos de Bahía de Banderas se empeñan en …

González Pimienta, el Plan B de Aristóteles

Por Luis Alberto ALCARAZ Siempre pensé que el gobernador Aristóteles Sandoval tiene un Plan B …

Héctor Gallegos y los Secretos del Mochilas

Por Luis Alberto ALCARAZ Dicen los amigos del Cepillo, también conocido como Arturo Dávalos, que …

PRI Vallarta: Sigue Siendo Iván

Por Luis Alberto ALCARAZ Pese a que el proceso de renovación del CDM del PRI …

Más Impunidad en Movimiento

Por Luis Alberto ALCARAZ Si hay alguien que en los últimos 10 años ha abusado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *