Home / Colaboradores / Alekss y sus videos / Aldea Global: Metástasis

Aldea Global: Metástasis

Por Juan Alberto SALINAS

Nos enfrentamos a la metástasis del terrorismo del Estado Islámico (ISIL, ISIS, Daash o cualquier otra denominación a este grupo). Hace algunos días, una «franquicia» del principal grupo terrorista en estos momentos, ejecutó a 21 cristianos coptos, de nacionalidad egipcia, en Libia, generando un cambio en el juego, no sólo militar, sino político en la lucha contra esta creciente amenaza.

La narrativa de este grupo es sumamente interesante y empuja los límites del terrorismo que anteriormente había establecido su célula madre: Al Qaeda. Después de la ejecución en una costa de Libia, nos obliga a pensar qué es el grupo, su origen y su posible evolución.

El Estado Islámico fue fundado por Abu Bakr al-Baghdadi, su actual «Califa», un militante que fue en un momento capturado por Estados Unidos en Irak y fue liberado por no ser considerado una amenaza. Después de ser liberado, huyó a Siria, donde la guerra civil que inició en 2011 hizo de su territorio un espacio fértil para edificar los cimientos de su nuevo objetivo.

A los pocos meses, el grupo terrorista consolidó su primer espacio de control territorial en Irak con un número de activos militantes que, en ese momento, oscilaba entre los 3 y 5 mil militantes que eran parte de una escisión de Al Qaeda y otros pequeños grupos. Dentro de sus primeros triunfos estuvo en capturar Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak. Además, después de «conquistar» esta ciudad, avanzaron hasta tomar posesión de una presa vecina a la ciudad, considerada infraestructura vital por abastecer energía eléctrica y del vital líquido a una parte importante del territorio iraquí. La parte del territorio iraquí correspondiente a Kurdistán también se vio afectada con un avance hacia Erbil, capital de Kurdistán.

Poco a poco el dominio de distintas poblaciones en el norte de Irak obligó el desplazamiento de más de 200 mil personas y puso en riesgo humanitario a 40 mil. Dentro del grupo que se encontró en riesgo humanitario son un número importante de poblaciones consideradas como minorías en Irak que incluyen cristianos, yazidis y otras denominaciones derivadas del Islam. El principal problema humanitario tuvo lugar con la amenaza a entre diez mil y cuarenta mil yazidis en el monte Sinjar, ya que al tomar control de sus poblaciones, los forzaron a subir a la montaña y no les permiten bajar. Si bajan, los esperan con las armas o con su conversión; si se quedan en la montaña enfrentarán el desabasto de alimento y agua a temperaturas cercanas a los 50 grados centígrados.

A los pocos días ampliaron sus operaciones en Siria y tomaron control de centros militares controlados por el gobierno de Assad. La incapacidad de los gobiernos de Siria e Irak fue (es) evidente —controlan una porción de territorio en el norte de los dos países con extensiones cercanas a Reino Unido.

Dentro de los puntos relevantes está la forma de obtener financiamiento y cómo esta vertiente en la estrategia en la lucha contra el grupo ha sido (al menos en la narrativa) colocada en segundo plano. Los recursos financieros provienen esencialmente de dos vías: el secuestro y el petróleo. Lo primero ha sido público y en las ejecuciones que hemos visto se ha solicitado el pago a cambio de detener la ejecución de extranjeros que, cuando son públicas, suelen ser rechazadas (ver el reciente ejemplo de Japón). En cambio, con los recursos derivados del petróleo son más enigmáticos, ¿cómo obtienen recursos de ello? ¿a quién le venden/sirven? No hay un Estado que públicamente adquiera recursos petroleros, sea en crudo, líquido o refinado. Esta vertiente levanta serios cuestionamientos y, hasta el momento, no es posible encontrar una respuesta más que fuerza militar que destruye la infraestructura para la extracción y transporte del petróleo.

En respuesta, desde el pasado agosto, Estados Unidos lanzó una campaña de ataques aéreos en contra del grupo terrorista, buscando contener y degradar sus conquistas militares. Tuvieron éxito y lograron recuperar el control de ciertos puntos, pero aún es insuficiente –más aún después de esta semana. La ejecución de los cristianos en Libia es un cambio en el juego por tres motivos. Primero, la amenaza de aliados más relevantes de la OTAN. Con la «conquista» del territorio libio, publicaron su objetivo: conquistar Roma. De suyo parece imposible, pero tomemos en cuenta que la distancia que separa a la costa de Libia e Italia (con muchas islas entre ellos) es relativamente similar a la que encontramos entre Florida y Cuba. No es que el gobierno italiano esté destinado a ser derrocado, sino que la simple amenaza al gobierno implica adoptar medidas más profundas para evitar eventuales ataques que pudieran llegar en balsas con suicidas. Sería interesante ver si Italia solicita asistencia a la OTAN para la defensa de su integridad territorial. A pesar que Turquía también es parte de la alianza, el factor con Italia lo hace adquirir mayor substancia y quizá una respuesta proporcional a la amenaza.

Segundo, la reconstrucción de Libia. Después de derrocar a Gaddafi y de un papel interesante de la comunidad internacional con el uso de la doctrina responsabilidad para proteger (ver las resoluciones 1970 y 1973 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas) comenzó una etapa de reconstrucción de este país bajo una lógica democrática. Sin embargo, como sucede en un importante número de países a los que se les exporta la democracia y una visión occidental de las instituciones, se fragmentó y, cuatro años después, perdió el control de una parte del territorio, entre lo que destaca la pérdida de la capital, Trípoli. Esta es una jugada sumamente estratégica del Estado Islámico porque amplía sus operaciones a otro terreno fértil con vacíos de poder fáciles de ocupar.

Tercero, el mensaje y el terrorismo. La narrativa es un importante elemento del terrorismo. La principal conquista del Estado Islámico es implantar una idea, su idea. Más que analizar el grupo que tomó control de una parte de Libia es una célula o miembro del «califato», es importante destacar la importancia de sus palabras. El mensaje de conquista a Roma se da bajo el contexto de 30 días de mensajes triunfalistas de Occidente frente al Estado Islámico. Su mensaje de conquista utiliza el andamiaje religioso que, sin ser experto, es un ataque al Islam en sí mismo, pero permite una polarización creadora de prejuicios que, a mediano plazo, les será rentable.

Los hechos en Libia nos demuestran la metástasis de un cáncer que deshumaniza y aleja toda posibilidad de construir bajo los principios básicos de la dignidad de la persona. Una estrategia enfocada estrictamente en criterios territoriales/militares, deja de lado una perspectiva estratégica que, a todas luces, al día de hoy está carcomiendo un número importante de células sanas.

jasalinasm@gmail.com

Check Also

PAN Contra Caudillismo y Oportunismo Político

El Partido Acción Nacional en Jalisco conmemoró 77 años de su fundación, con la entrega …

Mentiras del Informe Tlaquepaquense

Compras por más de 50 millones de pesos autorizado de manera personal por la alcaldesa …

Anarquía y Vialidad en Guadalajara

Por Carlos OROZCO SANTILLÁN La semana pasada, por mi conducto, el Consejo Directivo del Colegio …

Queja de Trabajadoras Sociales Vs. Fiscal

Las trabajadoras sociales de Jalisco consideraron inadmisible que el encargado de la seguridad en Jalisco …

Aristóteles da Espaldarazo a Lemus en Zapopan

Jalisco se posiciona con mayor empleo, crecimiento económico, nuevas inversiones, aumentando exportaciones y en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *