Home / Colaboradores / José María Pulido / Acuerdos UdeG, Peña es el Ganador

Acuerdos UdeG, Peña es el Ganador

Vencidos los miedos, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla se convirtió en el rector General de la Universidad de Guadalajara.

Tuvo que esperar su turno, demorado por los temores de Raúl Padilla López a perder el control de la UdeG, pero ante la garantía de lealtad y ya sin complicaciones, Tonatiuh logró en el primer round hacerse del cargo y listo.

Sin embargo, llegar a este punto requirió de largas negociaciones que deben remontarse al menos a 2006, justo cuando el patriarca de la Universidad de Guadalajara decidiera que Carlos Briseño Torres sería el rector que relevara en el cargo a Víctor Manuel González Romero.

En aquellos días, la decisión de quién sería el rector correspondía a Tonatiuh por derecho y ya entonces el ahora secretario General de la UdeG, Alfredo Peña Ramos y el hermano del mismo Raúl Padilla, José Trinidad, le pedían al líder moral de la universidad que dejara llegar a Itzcóatl porque era su momento pero a la hora de decidir, las dudas pesaron más.

Los comentarios insistentes en que Tonatiuh es el único que puede quitarle el control de la Universidad de Guadalajara a Raúl ganaron la batalla y eso provocó que Padilla López brincara el turno y le diera el cargo a Carlos Briseño, de quien el famoso Sanedrín Universitario siempre dudaba.

Tonatiuh reclamó la decisión a Raúl, quien sin rodeos manifestó su desconfianza y la respuesta de Bravo Padilla fue que el único que podía traicionar al líder moral de la UdeG era precisamente Carlos Briseño y no se equivocó.

Ahora, llegado el tiempo de un relevo más en la UdeG, los miedos asaltaron nuevamente a Raúl Padilla López, pero Tonatiuh Bravo lo encaró y le ofreció que si era capaz de demostrarle una sola deslealtad, no se registraría, de lo contrario exigía su derecho a ser el rector General.

El grupo compacto que lidera Raúl Padilla, sólo tiene tres miembros más.

Tonatiuh, Trino Padilla y Alfredo Peña.

Uno es el hermano, pero aún él, trata de “licenciado” a Raúl. Tonatiuh lo llama Raúl simplemente y Alfredo es capaz de decirle “pinche licenciado”.

Entre ellos recaen las decisiones de la Universidad de Guadalajara, aunque la palabra final la tiene Raúl, es quien decide y por ello, el voto más valioso para todo lo que se mueve en la UdeG es el de él.

El nuevo rector

Las negociaciones comenzaron desde finales de 2012, cuando reunión tras reunión, el Sanedrín Universitario revisó el tema y dos de los cuatro miembros dieron su opinión: Trino Padilla dijo que era el turno de Tonatiuh porque no era mal candidato.

Alfredo Peña fue más folclórico y a su muy particular estilo dijo: “Ya le toca a este cabrón”.

Y las cuentas para ser rector no eran complicadas. Si bien hay un voto que vale más que todos los consejeros juntos, cierto es que el reparto del Consejo es importante y del total, casi 35 por ciento los tenía ya en la bolsa Bravo Padilla, pero más del 50 por ciento están en manos de un solo hombre, Alfredo Peña, con quien debía negociar el próximo rector.

Arregladas las diferencias entre Tonatiuh y Raúl, se inició el trámite de relevo del rector General y se establecieron tiempos y formas del proceso, el que inició formalmente con el anuncio de quién sería el nuevo rector universitario.

En las instalaciones del piso 6 de la Torre Administrativa de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla ofreció una conferencia de prensa el 9 de enero, para dar a conocer su decisión. Dijo que se inscribiría en la contienda y de paso dejó en claro quién era su aliado en el Consejo Universitario.

Si bien, ya contaba con el voto de Raúl, el mensaje de que sería el nuevo rector se confirma cuando anuncia que su rival más importante, Alfredo Peña, no participará en el proceso y no sólo eso, le agradece, lo califica de valiente y le manda un saludo.

El mensaje se dio aunque la noche siguiente, Tonatiuh aún no creía que lo dejarían llegar sin problema. Estaba desconfiado de que todo pudiera ser solamente una trampa para sacar adelante a otro candidato, más cuando la aparente fuerza del rector del CUCS iba en aumento.

Sin embargo, debe decirse que Bravo Padilla es un hombre acostumbrado a no dar pasos en falso. Reservado y desconfiado, siempre amarra todas sus decisiones antes de darlas a conocer y esta que era la más importante, lo hacía dudar porque le habían abierto la puerta que antes le cerraron en la nariz.

Aún cuando recién se había reunido con Raúl Padilla López, a quien le garantizó mantener la lealtad que le había tenido desde que lideraba la Federación de Estudiantes de Guadalajara, y que tenía los votos suficientes para ganar la contienda pública, tuvo una reunión más con su equipo más cercano a quienes les planteó el panorama que se presentaría.

Pidió opiniones, las que se dieron en todo el abanico de posibilidades, pues hubo quien –de su equipo de confianza– le dijera que no se inscribiera en el proceso pero al final ganaron los que le pidieron siguiera adelante.

Itzcóatl planteó que ésta era su última oportunidad. No hay una más, sino lograba su objetivo se retiraría porque viene empujando una nueva camada de universitarios que lidera Alfredo Peña y que se foguea no solamente en los terrenos de la Casa de Estudios, sino en las filas de la política partidista.

Cuatro figuras principalmente, Felipe Oceguera Barragán y Alberto Castellanos, quienes juegan en la cancha universitaria y César Barba Delgadillo en las filas del priísmo, así como Ricardo Villanueva, en el equipo del gobernador electo.

Todos ellos son exdirigentes de la Federación de Estudiantes Universitarios. También juega en la política Leopoldo Magaña, pero a éste le ven menos posibilidades de figurar en las lides universitarias.

Por esta razón se analizó una vez más la participación en la contienda, pero ya había acuerdos y promesas, compromisos que Tonatiuh había hecho con el licenciado y siguió adelante.

Así llegó a la fecha del registro, el 15 de enero, día en que acudió a las instalaciones universitarias a realizar su trámite que sólo serviría para darle legalidad a la decisión tomada, decisión que no todos pudieron ver en tiempo y forma.

Tonatiuh decidió visitar todos los centros universitarios y dialogar con los consejeros para darles a conocer una propuesta integral para la UdeG, esto con el propósito de afianzar lo que estaba amarrado, la certeza de que sólo él podría aspirar al cargo y así los consejeros generales no se equivocaron, pues aún cuando a muchos no llegó de manera directa la sugerencia de por quién votar, entendieron el mensaje.

Algunos de los consejeros generales que votaron en las elecciones del 31 de enero, dijeron nunca haber tenido contacto con nadie que les dijera el sentido de su decisión. Aunque francamente no era necesario.

Las señales de quién sería el rector General estaban claras. Bravo Padilla ya estaba en la cresta de la ola y no darse cuenta de que tenía la bendición del Sanedrín Universitario era suponer que la UdeG no tiene dueño.

Héctor Raúl Pérez no alcanzó a leer el mensaje y con una actitud más soberbia se dedicó a realizar su promoción pero el tono siempre fue de “vine porque es necesario, pero ya gané”, y eso le provocó el llanto el día de las votaciones, que le obligaron a salir prácticamente corriendo del Paraninfo de la UdeG tras darse el fallo de la contienda, el que pesó profundamente en su ánimo. Pero aún es rector del CUCS.

Ruth Padilla, quien sumara la segunda cantidad más grande de votos hizo una estrategia centrada en el género y siempre desde la óptica del SEMS.

En las instalaciones del Canal 44, el 25 de enero, luego del debate protagonizado por los aspirantes a la rectoría general, el único candidato al que los medios de comunicación entrevistaron fue Tonatiuh Bravo Padilla. A los demás sólo les tomó opinión el reportero de casa.

El día de la elección, parte del protocolo universitario para designar a su rector General, Tonatiuh Bravo Padilla llegó muy puntual a la cita y lo hizo con un vaso de café en la mano.

Esta es la primera vez que llega así, nunca antes nadie de su equipo, lo había visto así y lo único que manifestaba, dicen, es la confianza que tenía en el proceso. Estaba muy relajado y poco a poco se confirmó lo que había sido negociado con antelación. Los miedos del patriarca universitario habían cedido y el voto del Sanedrín se había impuesto en la lógica de que ya le tocaba a Tonatiuh el cargo.

Bravo Padilla llega al cargo al frente de un grupo importante de universitarios. Todos ellos dentro de la estructura administrativa, tienen ahora posiciones significativas en los centros que están bajo control de Tonatiuh, además de algunas preparatorias.

Sin embargo, debe destacarse que aún cuando Tonatiuh es rector del CUCEA, éste no es su territorio. Este centro tiene la particularidad de que los cargos corresponden a la mezcla de todas las corrientes universitarias, es el ejemplo del equilibrio de fuerzas que por muchos años no se ha roto y en donde el rector no es el todo poderoso que se pensara, sino es capaz de negociar.

Con la misma tranquilidad con la que llegó al Paraninfo de la UdeG, Tonatiuh se retiró y fue a festejar con su gente. A la fiesta llegó Raúl Padilla López, relajado, sonriente y en el mejor de los ánimos, al grado de que muchos lograron lo que pocos podían y era “una fotito licenciado”.

Raúl se paseó entre las mesas, atendió a quien le pidió un comentario e incluso acudió al llamado de algunos universitarios que lo invitaban a sentarse un momento con ellos, más allá de la mesa principal.

A diferencia de los 30 minutos que le dedicó al festejo –hace seis años– de Carlos Briseño, ahora Raúl estuvo más tiempo en la fiesta de Tonatiuh, mucho más tiempo y tranquilo, ya sin el miedo a perder la Universidad de Guadalajara.

El siguiente paso es la integración de la estructura administrativa y académica de la universidad. Habrá que designar a los responsables de las áreas.

Tonatiuh podría tener injerencia importante en la academia, en donde es posible quede al frente el ahora vicerrector Miguel Ángel Navarro y para relevarlo a él, Ruth Padilla, a quien intencionalmente le dieron más votos que a Héctor Raúl, para marca diferencia y determinar la importancia que tenía una mujer en la contienda.

La Secretaría General de la UdG no tendrá cambios, repetirá Alfredo Peña, el gran ganador de todo el proceso.

Check Also

Las Alternativas de Trump y Clinton

El Partido Republicano está quebrado en dos facciones, la que apoya a Donald Trump (blancos …

El Abuso de Poder

Poco ayudan, en la necesidad de alcanzar acuerdos políticos, amagar con la fuerza, como ocurrió …

El Desgaste de PMC en los Números del PAN

En los sondeos del Partido Acción Nacional, que la semana pasada les trajo como regalo …

Aporta SEDIS Recursos Para Beneficiarias del IJAS

Generar un acompañamiento y brindar una mejor atención al Instituto Jalisciense de Asistencia Social (IJAS) …

Nada Novedosa la Ideología de Trump

“Aunque en décadas recientes exhibir una ideología nativista se ha vuelto incorrecto políticamente y se …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *